“Fue un acto intimidatorio”

GENDARMERIA IRRUMPIO EN LA UNIVERSIDAD DE ROSARIO

El decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), Franco Bartolacci, afirmó ayer que el ingreso de gendarmes a una sede de esa casa de altos estudios “fue una acto de carácter intimidatorio y una provocación”.
“No tengo ninguna duda de que fue una acto de carácter intimidatorio y una provocación. Por eso, los decanos de las distintas facultades manifestamos, no sólo públicamente, nuestra preocupación y repudio, sino también durante el día de ayer elevamos una nota al Rector de la Universidad para ponerlo en conocimiento de lo que había sucedido”, enfatizó Bartolacci.
En declaraciones a FM La Patriada, el decano explicó que el martes “al mediodía cuando se realizaba una actividad que organizaron docentes y estudiantes de las distintas facultades que dictan clases en el predio universitario, un móvil de la Gendarmería ingresó al predio, circula lentamente por las calles interiores del Centro Universitario incluso en la luneta trasera, la camioneta de Gendarmería tenía una foto de Santiago Maldonado”.
“Se paran justo enfrente a la actividad, se bajan tres gendarmes e ingresan a la Facultad de Psicología y cuando personal directivo de la Facultad les exige la documentación que permita su entrada al predio universitario, se niegan a presentarla y luego se retiran”, explicó.
Advirtió que “la Ley de Educación Superior, en su artículo 31 establece que las fuerzas federales, en territorio federal como es el caso de una Universidad, sólo pueden ingresar con alguna autorización judicial o por pedido expreso de las autoridades universitarias” y señaló que “ninguna de esas dos cosas pasó” este martes.
“Llama muchísimo la atención lo que sucedió, además generó preocupación y sorpresa en la comunidad universitaria que esa presencia se haya producido justo en el contexto del desarrollo de esta actividad”, dijo.

La causa.
Por su parte, el juez federal de Rawson, Gustavo Lleral, recorrió el predio que ocupa la comunidad Pu Lof Resistencia de Cushamen y le tomó declaración a dos de sus integrantes, en el marco de la investigación por la desaparición de Santiago Maldonado, de quien no se tienen noticias desde hace más de dos meses.
Tras hacerse cargo del caso la semana pasada, Lleral visitó por primera vez la zona donde los testigos mapuches aseguran haber visto por última vez a Maldonado el pasado 1 de agosto, durante un procedimiento de desalojo de la ruta 40 a cargo de la Gendarmería Nacional.
Sin custodia policial, el magistrado estuvo dos horas en el predio, ubicado en la estancia Leleque, y se entrevistó con varios miembros de la comunidad, entre ellas Andrea Millañanco, pareja del líder detenido Facundo Jones Huala, y Elizabeth Loncopán, quien fue arrestada semanas atrás durante un allanamiento encabezado por el apartado juez Guido Otranto.
Además, Lleral le tomó declaración testimonial a un hombre y una mujer, quienes presenciaron el operativo de la Gendarmería de agosto pasado.
El juez arribó la semana pasada a la ciudad de Esquel y se puso al frente de la investigación tras el apartamiento de Otranto, recusado por la querella por supuesta parcialidad.
En los últimos días, el magistrado de Rawson se abocó a estudiar la causa y se entrevistó con el hermano del artesano, Sergio Maldonado, a quien también le tomó declaración el lunes, con el objetivo de conocer detalles de la vida y la personalidad del joven de 28 años.
En tanto, el hermano de Santiago se entrevistó el martes con la fiscal federal de Esquel, Silvina Ávila, quien se mantuvo en la causa tras la salida de Otranto.
“Yo no veo ningún avance. Vería avance si estuvieran todos presos y juzgados”, se quejó Sergio Maldonado en declaraciones a la prensa tras el encuentro con la fiscal que instruye en el caso caratulado como “desaparición forzada”. (NA)