“Griesa viola la ley internacional”

El Ministerio de Relaciones Exteriores advirtió ayer que la decisión del juez neoyorquino Thomas Griesa de declarar a la Argentina en desacato “es violatoria del derecho internacional”, y volvió a solicitar al gobierno de Estados Unidos que acepte la jurisdicción del Tribunal Internacional de La Haya para dirimir esta controversia.
A través de un comunicado de prensa, la Cancillería señaló que la decisión del juez Griesa de declarar en desacato a la Argentina “es violatoria del derecho internacional, de la Carta de las Naciones Unidas y de la Carta de la Organización de los Estados Americanos”.
En ese sentido, el escrito destacó que tal como establecen esos documentos el gobierno estadounidense es el “único responsable por las acciones de cualquiera de sus órganos”, en relación a la reciente decisión tomada por el magistrado en el litigio que Argentina enfrenta con fondos buitre.
“Todos estos instrumentos establecen que los Estados Unidos de América como Estado es el único responsable por las acciones de cualquiera de sus órganos, como la reciente decisión de su Poder Judicial”, sostuvo la cartera que conduce Héctor Timerman.

Pago Soberano.
El comunicado de la Cancillería se dio a conocer poco después de que el juez Griesa entendió que Argentina “tomó y está tomando” pasos, “en un intento por evadir partes críticas” del fallo del 23 de febrero de 2012 en el que ordenó al país a no efectuar pagos a los bonistas reestructurados si no abonaba también a los fondos buitre una suma cercana a 1.300 millones de dólares.
Griesa se refirió, de esta forma, a la recientemente sancionada Ley de Pago Soberano, que modifica la sede de pago de los compromisos a los bonistas que ingresaron a los canjes de 2005 y 2010, entre otras cuestiones, con lo cual desplazó al agente fiduciario Bank of New York Mellon (BoNY), entre otras medidas.

Sin efecto.
El Palacio San Martín subrayó que la decisión del juez Griesa “no tiene ningún efecto práctico salvo proveer de nuevos elementos que sirvan a la difamante campaña política y mediática llevada adelante por los fondos buitre contra la Argentina”.
El comunicado también ratificó la decisión del Gobierno argentino de “seguir ejerciendo la defensa de la soberanía nacional y de solicitar al gobierno de los Estados Unidos de América que acepte la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia para dirimir esta controversia entre ambos países”.
Por la mañana, horas antes de la audiencia en el despacho de Griesa, el canciller Timerman dijo en conferencia de prensa que según las convenciones internacionales “en ningún caso” puede darse curso a “las medidas de apremio solicitadas por los buitres, sostener lo contrario atentaría contra las formas más básicas de convivencia internacional”.

Notas.
En esa línea de argumentación, el Gobierno argentino presentó ayer notas al gobierno de los Estados Unidos y al juez de la causa, en rechazo al pedido de los fondos buitre para que se declare al país en desacato por no cumplir con la sentencia del magistrado norteamericano que obliga al pago de 1.330 millones de dólares.
En la presentación ante el Juzgado de Griesa, titulada “Memorándum de la República Argentina en oposición a la solicitud de las demandantes de declarar a la Argentina en desacato civil e imponer sanciones”, el país afirmó que “la solicitud de las demandantes es legalmente inadmisible, inaplicable y de imposible cumplimiento” y que “debe rechazarse”.

Desacato civil.
En el texto, se argumentó que “el desacato civil es una herramienta diseñada para forzar a una parte a ‘depurar’ la conducta violatoria de una orden emanada de un tribunal; no es y no puede ser -como las demandantes pretenden aplicarlo aquí- un castigo por una conducta pasada”.
“La orden propuesta no resolverá el estancamiento actual que enfrentan tanto las partes como el Tribunal como consecuencia de las medidas cautelares pari passu (que son de imposible cumplimiento) sino que más bien agravará la situación. Sin dudas será utilizado por las demandantes solamente para elevar aún más su retórica negativa de ataques públicos hacia la República. Este no es un uso adecuado de la facultad que tiene el Tribunal para declarar el desacato”, aseguró la presentación.
La nota de 17 páginas con la firma del estudio Cleary Gottlieb Steen & Hamilton LLP, indicó además que “el derecho y la práctica internacionales no contemplan dictar órdenes contra Estados Extranjeros” y que la Foreign Sovereign Immunities Act (FSIA) “prohíbe la declaración de sanciones de desacato contra Estados Extranjeros”. (Télam)

El juez declaró al país en “desacato”
El juez de Nueva York Thomas Griesa declaró ayer en “desacato” a la Argentina por adoptar “pasos ilegales” con el objetivo de incumplir su fallo en el litigio con los fondos buitre por la deuda, aunque evitó aplicar por ahora sanciones económicas.
Así lo decidió en el marco de una audiencia que duró una hora y diez minutos con abogados que representan a la Argentina y a los fondos buitre, que también habían reclamado la aplicación de una multa de 50 mil dólares diarios.
“El tribunal sostiene que la República Argentina está en desacato civil”, afirmó Griesa y justificó su decisión en los “pasos ilegales propuestos” por el país con el objeto de eludir la sentencia que favorece a los fondos buitre NML y Aurelius por 1.330 millones de dólares, a los que se deben sumar intereses.
La resolución fue dictada poco después de las dos cartas que el Gobierno envió al secretario de Estado norteamericano, John Kerry y al propio Griesa, rechazando la posible declaración de desacato por parte del juez, informó en conferencia de prensa el canciller Héctor Timerman.

Depósito.
Casi en simultáneo con la declaración de Griesa, el Banco Central confirmó que hoy depositará, a través de Nación Fideicomisos, unos 170 millones de dólares en Bonos Par, de los cuales 16 millones corresponden a títulos de legislación nacional y 154 millones a papeles con jurisdicción de Nueva York, europea y japonesa.
En la audiencia, Griesa consideró “ilegal” y contraria a su sentencia la propuesta argentina de retirar al Banco de Nueva York como agente fiduciario y cambiar la jurisdicción de pago a Buenos Aires a través de Nación Fideicomisos.
“Con respecto a las sanciones, el Tribunal se reserva su decisión para procedimientos posteriores” agregó el magistrado, dejando en suspenso la segunda parte de la demanda de los fondos, que le pedían una multa diaria de 50.000 dólares hasta que Argentina dejase de violar sus órdenes.

Fondos buitre.
Los fondos NML Capital y Aurelius habían efectuado el pedido por escrito el miércoles pasado sosteniendo que el país “ha violado de manera repetida y descarada las órdenes del tribunal, dejando claro de manera abundante que no tiene respeto por esas órdenes, el tribunal o el sistema judicial de Estados Unidos”.
En el escrito presentado ante Griesa, los abogados de Argentina manifestaron que “ninguna corte de Estados Unidos jamás consideró que un Estado soberano extranjero pueda ser considerado en desacato”.
En la audiencia, el letrado Carmine Boccuzzi, uno de los autores de ese texto, agregó que al aceptar el pedido de los fondos, Griesa solo iba a “empeorar las cosas”.
“La situación actual es que las órdenes realmente están funcionando”, sostuvo el letrado en referencia al bloqueo que Griesa dispuso del pago a bonistas que entraron a los canjes de 2005 y 2010.
Por el contrario, el abogado de NML Capital, Robert Cohen, insistió ante Griesa en que los fondos “han sido más que pacientes con Argentina”.
“Es hora de que el tribunal ejerza su autoridad”, señaló, recordando que hubo ya unos 15 casos en los que la justicia federal estadounidense declaró en desacato a Estados soberanos.

Bloqueo.
El juez mantiene bloqueado en el Bank of New York (BoNY) un depósito de 539 millones de dólares que efectuó Argentina para tenedores de bonos reestructurados bajo legislación estadounidense, medida con la que Griesa busca hacer cumplir su fallo que establece un pari passu (tratamiento equitativo) entre todos los acreedores.
El viernes pasado, el Citibank consiguió que el magistrado habilite el pago de unos 5 millones de dólares en bonos emitidos bajo legislación nacional. (NA)

Antecedentes en la Justicia americana
La inusual declaración de desacato dictada por el juez Thomas Griesa contra la Argentina solo registra otros dos casos como los de la Federación Rusa, por no devolver unos libros religiosos judíos, y de Congo, por el default declarado en 2004.
De esta manera, la Argentina pasó a integrar este insólito podio de naciones soberanas en desacato, cuyas consecuencias jurídicas nadie llega a conocer ni determinar.
En la audiencia que encabezó Griesa, los abogados de los fondos buitre argumentaron que declaraciones de este tipo habían sido dictada en unas 15 oportunidades, pero no precisaron cuáles fueron.
En el caso de la Federación Rusa, la declaración fue dictada en el 2013 y dio lugar a sanciones por unos 50 mil dólares, una suma que los fondos buitre pidieron que se le aplique a la Argentina.
El caso se denominaba “Agudas Chasidei Chabad vs. Federación Rusa” y se tramitó en la justicia federal del Distrito de Columbia por una colección de libros religiosos judíos tomado como botín de guerra por la Unión Soviética en Alemania y reclamados por una entidad hasídica con sede en Nueva York.

Congo.
El otro, tuvo como protagonista a Congo, que no aceptó pagar una sentencia en un juicio que perdió por su default en 2004 y que había sido entablado por el fondo de inversión estadounidense FG Hemisphere.
Congo tuvo que pagar una multa de dos millones de dólares y luego pudo terminar la reestructuración de su deuda con una quita importante.

La Bolsa.
Las acciones líderes subieron ayer 0,45% en la Bolsa de Comercio porteña, con creciente volumen de negocios, cuando aún no se conocía la decisión del juez Thomas Griesa.
El Merval alcanzó un nuevo récord histórico nominal de 12.593,07 puntos, su máximo de este día, por una reacción alcista registrada durante la última hora de rueda tras haber acusado un sensible descenso inicial y sucesivos altibajos posteriores.
Las dos últimas ruedas concluyeron con sendos récords del Merval con ganancia acumulada de 3,60%.
Cuando sólo falta una jornada para que concluya septiembre, el índice líder viene ganando un 28,27%, y en una seguidilla de 7 meses alcista (con septiembre) está sumando beneficios de 117,71% que se extienden al 133,59% cuando se considera lo que va del año en curso. (NA)