Hallaron celular de Anahí

APREHENDIERON A UN SOSPECHOSO DE ENCUBRIMIENTO

El teléfono celular de Anahí Benítez, la chica de 16 años hallada asesinada el 4 de agosto en una reserva natural del partido bonaerense de Lomas de Zamora, fue encontrado ayer en poder un adolescente de la zona que dijo que se lo había dado su padre, quien quedó aprehendido por “encubrimiento agravado”, informaron fuentes policiales y judiciales.
En el marco de esta pista, los investigadores realizaron cuatro allanamientos en busca de elementos de interés para la causa, en la que hay un sólo detenido, Marcos Esteban Bazán (34), quien asegura ser inocente.
Según las fuentes, el primer objetivo allanado por orden del juez de Garantías 4 de Lomas de Zamora, Sebastián Monelos, fue una vivienda situada en la calle José M. Jorge al 400, de la localidad de Llavallol, en el mencionado partido de la zona sur del conurbano.
De acuerdo a los voceros, los funcionarios policiales y judiciales encabezados por las fiscales Verónica Pérez y Fabiola Juanatey llegaron hasta ese domicilio -ubicado a unos 600 metros de la reserva donde fue hallado el cadáver de Anahí- con el dato de que el celular de la víctima estaba activo en ese lugar y con otro chip.
Durante el allanamiento, los pesquisas hallaron ese aparato marca Samsung, modelo Core y de color blanco en poder de un chico de 17 años que reside allí junto a su madre y fue demorado, dijeron los informantes.
Las fuentes judiciales señalaron que el celular fue reconocido como el de Anahí por el número de Identidad Internacional de Equipo Móvil (IMEI, por su sigla en inglés), que es un código otorgado a los fabricantes a nivel mundial por la asociación de telefonía móvil (con sigla en inglés GSMA).
De hecho, cuando alguien sufre el robo o pérdida del celular debe reportarlo a su operador para que se bloquee el IMEI y nadie más pueda utilizarlo.

Explicaciones.
Ante los investigadores, el adolescente explicó que el aparato se lo había dado su padre, un desocupado de 40 años que reside en un departamento situado a unas 18 cuadras de la calle Jorge al 400, también en Llavallol.
Por ello, los pesquisas de la División Homicidios de la Policía bonaerense y de otras dependencias del Jefatura Departamental Lomas de Zamora allanaron también ese domicilio donde localizaron al padre del chico.
Este hombre indicó que el celular se lo había encontrado en un terreno baldío lindero a su domicilio -situado a unas 15 cuadras en línea recta de la reserva natural-, a raíz de lo cual, los peritos de la Policía Científica rastrillaron ese predio y por la tarde hallaron entre unos pastizales la funda negra y fucsia de dicho aparato.
“No sabemos qué es lo que encontraron porque nadie nos dijo nada. Nosotros somos del barrio de toda la vida y no conocemos al hombre que está detenido (por Bazán)”, dijo a la prensa otro de los hijos del hombre que quedó aprehendido por “encubrimiento agravado”, delito por el que será indagado por las fiscales de la causa una vez que concluyan los allanamientos.
En tanto, los otros dos procedimientos fueron llevados a cabo en otros dos inmuebles situados en un radio de 20 cuadras en Llavallol.

Marcha.
Por otra parte, familiares y amigos de Bazán realizaron una marcha frente a los Tribunales de Lomas de Zamora para reclamar por la libertad de éste, al que consideran “un perejil”.
“Queremos Justicia real, no perejiles”, señaló uno de los carteles con el que se convocó a la movilización.
El 29 de julio último, Anahí (16) salió de su casa de la localidad bonaerense de Parque Barón, en Lomas de Zamora, a caminar unas cuadras hacia el Parque Municipal Eva Perón y, al no regresar, su familia denunció su desaparición y comenzó su búsqueda.
El viernes 4 de agosto al mediodía, el cadáver de la adolescente fue encontrado desnudo, con lesiones cortantes y contusas en el rostro y la cabeza, enterrado en la Reserva Natural Santa Catalina, un predio de 730 hectáreas ubicado en Llavallol y que la Policía rastrillaba con perros adiestrados, ya que esa zona fue donde se activó la antena de su celular el día que fue vista viva por última vez. (Télam)