Inicio El Pais Hantavirus suma víctimas

Hantavirus suma víctimas

CHUBUT BUSCA FRENAR EL CONTAGIO

El brote de hantavirus que afecta a Epuyén, en la provincia de Chubut, se cobró la vida de otras tres víctimas y ya suman nueve los casos mortales desde comienzos de noviembre. Ayer a la mañana, el Hospital Zonal de Esquel confirmó la muerte de dos mujeres y un adolescente que estaban internados en terapia intensiva.
«Se confirmaron tres fallecimientos más, todos vinculados con el brote epidemiológico de Epuyén, es decir de personas que tuvieron entre sí algún tipo de contacto ya sea porque son familiares o allegados», confirmó el ministro de Salud provincial, Adrián Pizzi. El funcionario advirtió que pedirá por vía judicial el «aislamiento obligatorio y no voluntario» de los infectados «porque la situación es muy compleja y hay que evitar el contacto».
Una de las mujeres tenía 30 años y estaba internada en la sala de cuidados intensivos del hospital zonal al igual que el adolescente, de tan sólo 16 años. Ambos eran habitantes de Epuyén. La otra mujer que murió tenía 31 años, vivía en Trevelin, a 140 kilómetros del epicentro del brote, y se encontraba en estudio como caso sospechoso.
«Son alrededor de 60 (casos sospechosos) los que están en ese estatus sanitario y tenemos casos de pobladores que no responden como deberían al requerimiento nuestro, por eso es que buscaremos un aislamiento obligatorio o alguna forma legal que yo desconozco porque no soy abogado, pero pediré que se cumpla» afirmó Pizzi.
Se espera que en los próximos días llegue a Chubut la subsecretaria de Prevención y Control de Enfermedades Comunicables e Inmunoprevenibles del ministerio de salud de la nación, Miriam Burgos, para monitorear de cerca el brote. El último parte oficial revela que hay cuatro internados en terapia intensiva y cuatro más en sala común afectados por el brote.
El martes, el Ministerio de Salud de Chubut confirmó un nuevo caso con hantavirus positivo, por lo que suman 24 el número de personas infectadas con el virus transmitido por el ratón «colilargo». (Télam)