Hay 7.000 personas damnificadas

DEBIDO A LAS INCESANTES PRECIPITACIONES EN ENTRE RIOS

Cerca de 7.000 personas resultaron damnificadas en Entre Ríos por las lluvias que desde fines de la semana pasada afectan al norte de la provincia, según estimaciones de las autoridades locales.
La ciudad más afectada es La Paz, a 180 kilómetros al norte de la capital entrerriana, junto al río Paraná, donde en apenas un par de horas llovieron alrededor de 300 milímetros, que hicieron desbordar a los arroyos que atraviesan la ciudad, anegando la zona céntrica.
El Paraná mantiene desde hace meses un elevado caudal en la zona, impidiendo el normal desagote de los arroyos y desagües pluviales y facilitando el anegamiento del área urbana.
Alrededor de 5.000 personas sufrieron en La Paz las consecuencias de la fuerte tormenta y muchas de ellas tuvieron que ser alojadas en centros de evacuados, donde reciben asistencia sanitaria y alimenticia.
Otra localidad seriamente afectada por las lluvias es Santa Elena, a unos 50 kilómetros al sur de La Paz, donde la combinación entre las precipitaciones y la crecida del Paraná provocaron desmoronamientos de las barrancas ribereñas, poniendo en peligro a casas de fin de semana y viviendas de residentes permanentes.
Datos oficiales revelaron que en San José de Felciano, cerca de la frontera con Corrientes, el acumulado de lluvia caída en los últimos días ronda los 500 milímetros, una marca que supera el promedio anual de precipitaciones para esa zona del norte provincial.

Monitoreo.
Los Ministerios de Gobierno, Desarrollo Social y Planeamiento comenzaron a monitorear las zonas afectadas para brindar asistencia a las víctimas. “Estamos trabajando en forma coordinada, junto a cada municipio, para poder contener en lo inmediato a las familias más afectadas y poder comenzar después, cuando los pronósticos mejoren, con las tareas de recuperación y reconstrucción de lo dañado”, dijo el gobernador Gustavo Bordet.
Por su parte, el ministro de Gobierno, Mauro Urribarri, afirmó que “los pronósticos hablan de que la lluvia continuará, por lo cual la complejidad de la situación, a pesar de que la ayuda está organizada y coordinada, va a proseguir. El centro-norte de nuestra provincia está viviendo una situación muy compleja, por lo que estamos en constante comunicación con los intendentes y las fuerzas de seguridad de esas ciudades. También estuvimos en contacto con el Ministerio del Interior, fundamentalmente ayer ante la urgencia que se vivió en La Paz”. (Télam)