“Hay que construir una cadena de valor”

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, afirmó ayer “tenemos que construir una cadena de valor transparente, eficiente y de buena calidad para que los trabajadores perciban buenos salarios, los empresarios tengan rentabilidad y para que el pueblo argentino disfrute de las obras que somos capaces de construir colectivamente”.
En la Convención Anual de la Cámara Argentina de la Construcción, en un hotel del barrio de Retiro, Capitanich marcó la estrategia gubernamental, al convocar a la “responsabilidad social”.
“Necesitamos responsabilidad social -afirmó-; la responsabilidad del Estado para obtener financiamiento sustentable; la responsabilidad del empresario para hacer obras de buena calidad con transparencia y de los trabajadores con el esfuerzo correspondiente, pero también que esta cadena de valor funcione de un modo extraordinariamente positivo”.
Al mismo tiempo, Capitanich -acompañado por los ministros de Planificación, Julio De Vido; y Trabajo, Carlos Tomada- definió que “necesitamos tener precios de bienes competitivos, y aquí el Estado tiene su participación”.
Ejemplificó que “por eso, por iniciativa de la Presidenta hemos convocado al diálogo”, y explicó que fue “por una razón muy sencilla, porque queremos integrar todas las cadenas de valor y dentro de la cadena de valor la matriz de insumo para la industria de la construcción”.
“Queremos discutir los precios de los insumos -puntualizó-; del ladrillo hasta el cemento, cal, arena, hierro, porque entendemos que es la mejor forma de expandir la actividad de un modo competitivo y no perjudicar a ningún miembro de la cadena de valor”.
Además, Capitanich contó que “la presidenta Cristina Fernández de Kirchner nos ha instruido trabajar en la búsqueda de financiamiento internacional para asignar los recursos necesarios para obras estratégicas que permitan reducir costos”.
Al explicar los ejes del modelo, sostuvo “en una fase expansiva del ciclo se acumularon reservas para destinar en otra fase de mayor complejidad relativa a los efectos de tener hoy la capacidad de decidir en forma autónoma la aplicación de estos recursos”.

Industria.
Asimismo, luego de destacar la importancia de la industria de la construcción para la economía, afirmó: “Nadie duda que hoy superamos los 410 mil trabajadores de la construcción; eso implica más empleo en esa industria, más actividad económica”
El jefe de Gabinete advirtió que “tenemos un gran desafío, que la industria de la construcción como agente dinamizador de los procesos de cambio estructural de la Argentina continúe”.
En ese orden, Capitanich enfatizó que “estamos en el sendero y el camino correcto”.
“Nunca el Estado invirtió tanto, nunca el Estado fue protagonista tan profundo y activo de la tasa de inversión bruta interna de la economía a través del soporte de la inversión pública”, aseveró.
También remarcó que “nunca se generaron las condiciones para lograr esta expansión, para incrementar la inversión en los sectores estratégicos que nos permitan generar competitividad en el corto, mediano y largo plazo”.
Capitanich insistió en que “queremos comprometerlos en el esfuerzo para construir una cadena de valor transparente, eficaz, de buena calidad, en la que los trabajadores perciban buenos salarios, los empresarios rentabilidad y el pueblo disfrute de esas obras”. (Télam)