Héctor Timerman pidió explicaciones al fiscal Nisman

El canciller Héctor Timerman afirmó ayer que el fiscal de la Causa Amia, Alberto Nisman, "en vez de investigar a los sospechosos, se dedicó clandestinamente a investigar a la Presidenta de la República Argentina", al referirse a la denuncia que aquel formuló contra la mandataria y otros funcionarios de Gobierno por presunto encubrimiento del atentado a la AMIA.
Además reclamó que Nisman debe "aclarar si la denuncia contra la Presidenta tiene relación con la reciente decisión de separar a Jaime Stiusso" como director de operaciones de la Secretaría de Inteligencia, al tiempo que consideró que "que los servicios de inteligencia conduzcan al Poder Judicial remite a las noches más negras de la historia de las dictaduras en nuestro país y en resto del mundo".
Ante los periodistas de la Casa de Gobierno, Timerman leyó un comunicado en el que pidió que "quienes dudan de nuestro compromiso contra el terrorismo que sean honestos en sus dichos y dejen de lado sus temporales intereses electorales", al tiempo que enfatizó que el propio Nisman fue quien "se negaba a concurrir a Interpol para ayudar al juez a solicitar el arrestos de los sospechosos" iraníes.

Aníbal Fernández.
Explicó que Aníbal Fernández, actual secretario general de la Presidencia, recordaba que "cuando se desempeñaba como Ministro del Interior de Néstor Kirchner debió convencer al fiscal Nisman que acompañe a la delegación argentina a la sede central de Interpol en Lyon (Francia) para solicitar que se emitan órdenes de arresto contra sospechosos iraníes".
"Nisman se rehusaba a viajar a pesar de que era su investigación la que se presentaba como prueba para pedir los arrestos. ¿Por qué se negaba y por qué sólo aceptó viajar luego de pedirle al agente del Servicio de Inteligencia, Jaime Stiuso, que lo acompañe a hablar con Aníbal Fernández?", agregó.

Alertas rojas.
El Canciller, en la lectura de su declaración en la Sala de Conferencias de Casa de gobierno, enfatizó que "si hoy existen las alertas rojas solicitando el arresto de los sospechosos iraníes, se debe a la decisión y acción política de Néstor Kirchner. Ni de (Carlos) Menem, ni de (Fernando) De la Rúa, ni de (Eduardo) Duhalde. Y mucho menos del fiscal Alberto Nisman".
"Que Nisman dé a conocer los nombres de los testigos que le aportaron las pruebas. Que permita a todos los argentinos, y en especial a los familiares de las víctimas, evaluar su trabajo. Precisamente, el nuevo Código Procesal Penal de la Nación aprobado por el Congreso, permite a las víctimas y sus representantes la actuación amplia en la investigación y en el control del rol de la fiscalía", agregó.
Según el canciller, la denuncia contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner "muestra el grado de confusión y parálisis en el que se encuentra la causa AMIA" y el fiscal "acusa, vilmente, a la política más activa en buscar el juicio y castigo a los perpetradores del brutal atentado terrorista".

Compromiso.
El ministro enfatizó sobre el compromiso de Néstor Kirchner y de la actual mandataria sobre la causa, incluso desde su pasado como legisladora nacional, cuando Cristina integró la Comisión Bicameral para el seguimiento de los Atentados de la Embajada de Israel y AMIA, y agregó: "Cuando comenzó a notar irregularidades en la investigación, redobló sus esfuerzos para evitar el desvío de la misma".
"En los dos últimos informes de la Comisión de Seguimiento, especialmente en el último, debió firmar en soledad su opinión sobre el nefasto rol del entonces juez Juan José Galeano y de los servicios de inteligencia del Estado a cargo de la Causa AMIA. Hoy el ex juez Galeano está acusado por encubrimiento junto a sus fiscales. Desgraciadamente Cristina Kirchner tenía razón", agregó.

Foros internacionales.
Luego hizo lectura de las palabras de la Presidenta durante su participación en foros internacionales como la asamblea de Naciones Unidas, donde en reiteradas ocasiones el país reclamó a Irán que "se someta a la jurisdicción" y permita a los acusados comparecer a someterse a la justicia.

Paralizado.
Timerman señaló además que el Memorándum de Entendimiento que se firmó y luego fue aprobado por el Congreso Nacional "no está en vigencia, porque fue paralizado por una Cámara de Apelaciones a pedido de, entre otros, el fiscal Alberto Nisman. Llama la atención que quien investigó al atentado solicite que se impida que el juez argentino utilice sus propias pruebas para llegar a poder indagar a los sospechosos sin lo cual la causa no puede avanzar".
"¿No es la obligación de Nisman que el Juez pueda indagar a los sospechosos que surgen del trabajo realizado por él mismo? ¿Cómo explica que sea el motor y el ideólogo de haber trabado la posibilidad, por primera vez en 20 años, que el Juez indague a los sospechosos? De la misma manera que se negaba a concurrir a Interpol para ayudar al juez a solicitar el arresto de los sospechosos".

Comunicaciones.
Por último, exhibió comunicaciones oficiales entre el Ministerio de Relaciones Exteriores con Interpol, informando sobre el Memorandum de Entendimiento firmado, y la respuesta del organismo internacional ratificando que su aprobación "no implica ningún cambio en el estatus de las notificaciones rojas publicadas" y que se trata de un acuerdo que marca "un desarrollo positivo en el esclarecimiento de la causa".

"Al fiscal no le creemos nada"
La Asociación Civil Memoria Activa, formada por familiares y amigos de las víctimas del atentado a la AMIA, emitió un comunicado en el que sostienen que a Nisman, responsable de las investigaciones, no le creen "nada", ya que "es público y notorio que ha utilizado los enormes recursos que ha tenido su fiscalía para fines que nada tienen que ver con el esclarecimiento de la masacre".
Memoria activa repudió "el uso y abuso que se ha hecho de la causa AMIA en estos 20 años, para dirimir cuestiones políticas que nada tienen que ver con la búsqueda de verdad y justicia", y recordó sobre Nisman que han pedido, "en los últimos años, en reiteradas oportunidades, su remoción con claros y rotundos argumentos y nada ha sucedido".
"El caso sigue impune, el encubrimiento sin juicio oral y un proceso lleno de obstáculos", afirmaron en el comunicado firmado por la presidenta de Memoria Activa y su Secretaria General, Adriana Reisfeld y Diana Malamud, respectivamente; y recordaron que la causa sigue "sin ningún avance desde hace más de 15 años".
La presentación de Nisman "del día de ayer (miércoles) ante la justicia claramente refiere a una interna dentro de los servicios de inteligencia, a la que aparentemente le ha dedicado los últimos años", destacaron. "Si el dictamen es verdad, es terrible y si es mentira es terrible también".
"La causa AMIA necesitaba de un fiscal competente y que representara los intereses de las víctimas, no de los encubridores", sostuvieron, al tiempo que reclamaron la "voluntad política para que el juicio oral por el encubrimiento se lleve adelante, para nosotros, hoy, única posibilidad de tener una luz de verdad y justicia". (Télam)

Canicoba Corral pone en duda las “pruebas” del fiscal
El juez federal Rodolfo Canicoba Corral, a cargo de la investigación del atentado contra la sede de la AMIA, cuestionó ayer la denuncia por encubrimiento presentada por Nisman y acusó al representante del Ministerio Público de permitir que los servicios de inteligencia condujeran su investigación.
El juez federal salió ayer a cuestionar la denuncia a través de distintos medios radiales y televisivos en los que puso en duda la legalidad de los procedimientos llevados a cabo por el fiscal y advirtió además que, a pesar de ser el magistrado natural de la Causa Amia, Nisman nunca le notificó que estuviera trabajando en la investigación de un presunto pacto de impunidad para que se dejara de seguir a los iraníes sospechados de participar del atentado.
“Me enteré por los medios que había una denuncia, yo no he avanzado porque el fiscal no me lo comunicó. Es sumamente llamativo que me comunique después de investigar por su cuenta durante más de dos años”, sostuvo Canicoba Corral en una entrevista otorgada a CN23. (Télam)

Servini de Cubría rechaza tratar denuncia
La jueza federal María Romilda Servini de Cubría resolvió ayer que no habilitará la feria judicial para tratar la denuncia del fiscal especial del caso AMIA, Alberto Nisman, contra la Presidenta y otros funcionarios, por entender que en la presentación no se acompañan "los elementos probatorios" que sustenten esa solicitud y que además "no encuadra en ninguno de los supuestos" que permiten ese recurso.
La magistrada tomó esa decisión en reemplazo del juez federal Ariel Lijo, en cuyo juzgado recayó la denuncia presentada por el fiscal Nisman.
La jueza explicó que es el magistrado a cargo del juzgado federal 4, Ariel Lijo, quien determine si corresponde vincular esta denuncia con una causa anterior a su cargo por irregularidades en la pesquisa, por entender que algunos de los hechos son "nuevos".
Asimismo, sostuvo que aún cuando la denuncia pueda tener "gravedad institucional" en este caso "no se han acompañado los elementos probatorios que sustenten las solicitudes del fiscal".
Por su parte Gerardo Beer, hermano de una de las víctimas del atentado a la AMIA, afirmó ayer que vio "jugarse entera" a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner "por la causa AMIA en la ONU", y "entonces de ninguna manera puedo pensar en alguna complicidad de anteponer lo comercial, como dice esta gente", al referirse a los argumentos esgrimidos por el fiscal Nisman.
"Yo con mis oídos y mis ojos vi jugarse entera a la Presidenta por la causa AMIA en la ONU, y también a Néstor Kirchner, entonces de ninguna manera pudo pensar en alguna complicidad de anteponer lo comercial, como dice esta gente", dijo Beer en diálogo con Radio Nacional.

Santiago O’Donnell.
Además Santiago O’Donnell, el periodista que analizó los cables de la diplomacia estadounidense desclasificados por el sitio Wikileaks vinculados con la Argentina, aseguró que los documentos secretos "muestran que el fiscal Alberto Nisman iba a la embajada de los Estados Unidos y le decían que había que acusar a Irán" en la investigación del atentado a la AMIA. (Télam)