Heridas navideñas: mayor cantidad de niños afectados

Al menos 110 personas resultaron heridas en todo el país durante el festejo de Navidad debido al uso indebido de pirotecnia, descorches y peleas callejeras.
En tanto, el hecho trágico de la jornada se produjo en Rosario, donde un hombre murió atragantado con comida en la mesa navideña, mientras que otro lamentable episodio se vivió en Córdoba, cuando un niño de 10 años perdió la falange de un dedo por el estallido de un petardo.
En la Ciudad de Buenos Aires y alrededores, unas 73 personas fueron asistidas en distintos hospitales por heridas provocadas por pirotecnia y destape de corchos en el marco de los festejos navideños, una cifra similar a la que se registró el año pasado, aunque con mayor cantidad de niños afectados entre ellos, una criatura de solamente un año de edad. Un total de 24 de heridos fueron asistidos en el Instituto del Quemado, mientras que otros 34 recibieron atención en el Hospital Oftalmológico Santa Lucía y otras 15 personas en el Instituto Lagleyze, especializado en la misma rama, según precisaron desde esos centros asistenciales.
Fuentes hospitalarias informaron que el número de personas atendidas fue similar al del año pasado, aunque en esta ocasión creció la cantidad de menores que fueron asistidos en distintos nosocomios y en general disminuyó la gravedad de los casos.

Responsabilidad.
Los más graves fueron el de un niño de un año que sufrió quemaduras y el de un hombre de 30 años al que se le debió reconstruir la oreja que le mordieron durante una riña.
Los médicos apuntaron a la responsabilidad de los padres para evitar que los menores tomen contacto con los juegos de artificio peligrosos. Entre los niños heridos se encontraba un chico de cinco años que recibió lesiones de gravedad en la mano al explotarle un cohete denominado “tres tiros”.
En Santa Fe, seis personas resultaron heridas, cinco de ellas baleadas y una apuñalada, durante distintos hechos violentos registrados entre Nochebuena y la madrugada de Navidad. Los enfrentamientos se produjeron en los barrios 29 de Abril, San Lorenzo, Yapeyú y San Cayetano, en la vecina localidad Santo Tomé y los heridos fueron asistidos en el Hospital Cullen. De acuerdo a la información difundida por el sitio del diario El Litoral, en 29 de abril, dos jóvenes de 23 y 26 años fueron baleados en un intento de robo perpetrado por dos desconocidos, cuando se encontraban en la intersección de Roca y República de Siria.
En el barrio Yapeyú, un joven de 22 años fue apuñalado en la espalda por otro individuo con el que discutió, por lo que se originó una gresca en al que intervinieron varias personas, en Sarsotti al 6.900. Tras ese suceso, un grupo de sujetos, que serían los agresores del joven, atacaron su casa a balazos e hirieron a una mujer de 38 años, que recibió un disparo en la espalda. Por otro lado, un joven de 24 años fue agredido de un tiro en la espalda, cerca de las 21 del miércoles, en el barrio San Lorenzo. Por último, en el barrio San Cayetano de la zona de Santo Tomé, un hombre de 43 años fue baleado alrededor de las 2 en medio de una discusión familiar.

Atragantado.
En Rosario, un hombre murió atragantado con comida en la mesa navideña. El percance fatal se produjo en una vivienda situada en Corrientes 2.822, de esta ciudad, y tuvo como víctima a Gabriel Sandoval, de 54 años. Según indicó el sitio local Rosario 3, el hombre falleció cerca de las 22.30 al sufrir un paro cardiorrespiratorio en el momento en el que un pedazo de carne quedó atascado en su faringe.
En Córdoba, al menos 18 personas, entre ellas nueve niños, recibieron heridas por el uso de pirotecnia y fueron atendidas en el Instituto del Quemado de la capital. Entre los casos más graves se encontraba el de un nene de diez años que perdió la falange de un dedo por el estallido de una bomba de estruendo, según informaron fuentes del hospital a medios locales.
(NA)