Highton de Nolasco pidió licencia

CIDH EXPRESA "CONSTERNACION" POR EL BENEFICIO A REPRESOR

La vicepresidenta de la Corte Suprema de Justicia, Elena Highton de Nolasco, pidió una licencia como integrante del alto tribunal y no estará presente en el acuerdo de esta semana, aunque volvería para la próximo, cuando empezaría a elaborarse el nuevo fallo sobre el 2×1.
Fuentes judiciales confirmaron la solicitud de licencia, pero no especificaron cuál fue el motivo, ni la extensión del permiso, aunque trascendió que “en principio” sería de una semana.
Highton, a raíz del receso, no acompañará el presidente del máximo tribunal, Ricardo Lorenzetti, a Madrid, donde se realizará una reunión entre las cortes supremas de España, Argentina, Brasil y México.
La licencia que solicitó la magistrada se produjo luego de que quedara en el centro de la polémica por su voto a favor del 2×1 a represores, por lo que le llovieron críticas de los organismos de derechos humanos.
Tras la aprobación de la nueva ley rectificatoria por parte del Congreso Nacional, la Corte Suprema anunció el viernes pasado que dará a conocer una nueva resolución sobre los casos que aún tiene en trámite por la aplicación del cómputo del 2×1 en las condenas por delitos de lesa humanidad.
Se espera que Highton participe de la acordaba del martes 23 de mayo, cuando Lorenzetti ya esté de vuelta en el país, y comience a analizarse el pronunciamiento sobre el 2×1 en base a la nueva normativa, algo que podría darse en junio próximo.
Meses atrás, la magistrada había solicitado en la justicia de primera instancia que se le permitiera quedar en el cargo más allá de cumplir los 75 años, en diciembre próximo: si bien el Gobierno en un principio había afirmado que no estaba de acuerdo, finalmente decidió no apelar la sentencia a favor que recibió la jueza para permanecer en su puesto.
Según la Constitución Nacional reformada en 1994, los jueces que tengan más de 75 años deben volver a contar con el acuerdo del Senado para poder continuar en el cargo.

Consternación.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su “consternación” por la decisión de la Corte Suprema argentina en reducir la pena de prisión a un condenado por crimen de lesa humanidad durante el régimen militar.
“La CIDH expresa su consternación por la interpretación y aplicación realizada por la Corte Suprema de Justicia porque el beneficio se aplica a la persona encontrada culpable y sentenciada a prisión por haber cometido un crimen de lesa humanidad”, expresó la entidad.
Para la Comisión, la decisión de la máxima corte argentina “se aparta de los estándares internacionales en la persecución de graves violaciones a los derechos humanos”.
En una nota oficial la entidad señaló que los estados signatarios de la Convención Americana tienen el compromiso de “enjuiciar y castigar a los perpetradores de graves violaciones” a los derechos humanos, como los que se registraron en Argentina en el período militar (1976-1983).
Por ello, señaló, “la aplicación del 2×1 y otros beneficios no deberían servir para desvirtuar la proporcionalidad de la pena para las personas responsables por crímenes de lesa humanidad”.
La CIDH saludó que, a partir del escándalo provocado por esa interpretación de la Corte, el Congreso argentino haya aprobado de urgencia el 12 de mayo una ley que determina claramente que el beneficio de 2×1 no se puede aplicar a condenados por crímenes de esa naturaleza.

Rechazo.
La Fiscalía de la Unidad de Derechos Humanos de Resistencia, en Chaco, también solicitó a la Justicia federal que rechace el pedido de beneficio del 2×1 presentado por dos ex agentes de policía acusados de cometer crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura.
Los fiscales entendieron que la derogada ley no plantea una “pena más benigna” y que tampoco estaba vigente durante el momento en que eran juzgados los involucrados.
El pronunciamiento de la Fiscalía llegó luego de que las defensas de los ex agentes de la Policía chaqueña Jorge Ibarra y Albino Borda pidieran ser eximidos de la prisión preventiva, que actualmente están cumpliendo. (NA)