Importaciones: peligran 700 empleos

ANTONIO CALO, DE LA UOM, ENCABEZO PROTESTA FRENTE AL MINISTERIO DE TRABAJO

El jefe de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló, encabezó ayer una ruidosa protesta frente al Ministerio de Trabajo de la Nación, en el Bajo porteño, donde denunció que peligran 700 empleos en una empresa de computadoras, por la anunciada quita de arancel a la importación de esos productos.
Además, insistió con su postura de que “el movimiento obrero en su conjunto” debe endurecerse frente al Gobierno, al alertar que la eventual medida forma parte de políticas desacertadas que derivan en despidos.
El líder sindical, sin embargo, estimó que lo que resta del año “no” será conflictivo para la administración central en lo que respecta a iniciativas gremiales, pero reclamó al Ejecutivo que “recapacite” y reoriente sus políticas económicas hacia la generación de empleos.
“Los 700 compañeros (de la compañía PC Arts-Banghó) tienen razón, por eso vinimos a acompañar y vamos a resistir lo que sea necesario para mantener los puestos de trabajo”, advirtió Caló ayer al mediodía, en diálogo con C5N en la avenida Leandro N. Alem, 650, donde afiliados a la UOM concretaron la ruidosa protesta.

Competencia.
El líder sindical, al criticar que la administración central haya anunciado la quita del arancel de 35 por ciento a la importación de computadores, alertó que Argentina “jamás” va “a poder competir con China o con India” en ese segmento de la economía.

Sin trabajo.
PC Arts-Banghó, desde principios de esta semana, dio 15 días de vacaciones a los 700 empleados que trabajan en su fábrica de la localidad de Florida, en el norte del Gran Buenos Aires.
Sin embargo, continúa activa su otra planta, de menor tamaño, ubicada en el Polo Tecnológico del barrio porteño de Parque Patricios, donde cuenta con 100 empleados.
De esta manera, la UOM denunció que, si no hay cambios en la decisión del Gobierno de quitar el arancel a la importación de computadoras, los 700 trabajadores de la fábrica de Florida quedarán sin trabajo al regreso de sus vacaciones.

AGR-Clarín.
Luego de la salvaje represión policial y la amenaza constante de asalto por parte de Gendarmería a la planta de AGR-Clarín, los trabajadores marcharon ayer por el centro porteño hasta el Ministerio de Trabajo con el fin de resguardar las fuentes de trabajo de 300 familias.
En tanto, ayer se cumplió con alto acatamiento el paro de los trabajadores gráficos convocado por la Federación Gráfica Bonaerense.
Por otra parte, el sitio La Izquierda Diario denunció que los trabajadores de AGR-Clarín, son además espiados desde vehículos pertenecientes a la Policía Federal y al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
Se trata de dos camionetas camufladas como móviles de prensa, cuyos ocupantes hacen seguimiento y filman en las adyacencias de la planta impresora de Pompeya tanto a los trabajadores despedidos como a quienes se acercan a manifestar su apoyo a la lucha que llevan adelante.

Interna.
El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, puso ayer en tela de juicio las cifras brindadas por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), que difundió en la jornada el miércoles los datos de pérdida de empleo en los primeros nueve meses del año pasado, en los que (casi 128.000 puestos de trabajo, según el organismo presidido por Jorge Todesca). “Ese dato no lo tenemos nosotros”, señaló.
En diálogo con TN, el titular de la cartera de Trabajo rebatió los números del Indec, que hablaban también del cierre de empresas: “No, ese dato no lo tenemos nosotros. Nosotros seguimos lo datos del SIPA. Por supuesto que la primera parte del año pasado fue muy difícil para los argentinos. Sabíamos esto, pero en la última parte del año (octubre -noviembre) ha crecido el empleo”.
Los datos en cuestión forman parte del informe de Estadísticas de Registros Laborales del Indec, basado en las cifras del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), la fuente de información más completa sobre puestos de trabajo y remuneraciones del sector privado. (NA)