Incertidumbre y negociaciones contra reloj en el Senado

El oficialismo convocó para el próximo miércoles a una sesión especial con el objetivo de aprobar los pliegos de dos nuevos miembros de la Corte Suprema de Justicia, pero en las últimas horas encaró negociaciones contra reloj con la oposición ante la falta de certeza sobre si podrá reunir los votos necesarios para formalizar los nombramientos de Horacio Rosatti y Carlos Ronsenkrantz.
Ninguna de las dos bancadas principales, la del gobernante Cambiemos y la del opositor Frente para la Victoria, se atrevía a confirmar siquiera si la sesión se llevaría a cabo y desde ambos sectores admitieron que las conversaciones se habían “empantanado” en el transcurso de la semana por el descontento de los gobernadores ante promesas -dicen- incumplidas del gobierno nacional.

Pichetto.
Lo que a principios de la semana pasada era una certeza, el hecho de que la sesión para aprobar los pliegos se concretaría el 15 de junio, comenzó a ponerse en duda en el correr de las horas y prueba de ello fueron ciertos gestos de los miembros del bloque del FPV, que comanda Miguel Pichetto.
Pichetto apoya las designaciones de Rosatti y Rosenkrantz, los dos postulantes propuestos por el Gobierno para la Corte y ya aprobados por la comisión de Acuerdos del Senado, pero no puede garantizar el apoyo de todos los integrantes de su bancada.
De hecho, dos grupos de ese bloque -uno liderado por Marcelo Fuentes y el otro por Juan Manuel Abal Medina- presentaron esta semana diferentes proyectos de ley proponiendo la ampliación de la Corte y Fuentes incluso fue más lejos: avisó que él y otra quincena de senadores votarán en contra de los candidatos a jueces elevados por el presidente Mauricio Macri.
Cambiemos debe asegurarse para el miércoles los dos tercios de los votos afirmativos de los presentes en el recinto al momento de la votación. Sin embargo, para lograr que los pliegos sean avalados, tratarán de llegar a los 48 votos, es decir, los dos tercios del total de la Cámara. (Télam)

Compartir