Indagan a jefes policiales

CASO CANDELA: ACUSADOS POR PRESUNTO ENCUBRIMIENTO

Los tres jefes principales de la Policía Bonaerense al momento de producirse el crimen de Candela Sol Rodríguez, el 31 de agosto de 2011, serán citados a indagatoria por el fiscal de Morón Mario Ferrario en la causa en que se investiga el posible encubrimiento del secuestro y crimen de la nena, agravado por la condición de funcionario público de los acusados.
Fuentes judiciales informaron que se trata de Juan Carlos Paggi, quien era la máxima autoridad de la fuerza en ese entonces; Hugo Matzkin, el segundo; y Roberto Castronuovo, el jefe de las DDI y tercero en esa escala.
La determinación de Ferrario se debe a los elementos que surgieron durante el juicio por el crimen de Candela durante el año pasado y tras las declaraciones de otras investigación que va camino a juicio y tiene otros acusados.
Paggi era el jefe de la Policía Bonaerense desde que se produjo la desaparición de la nena, el 22 de agosto de 2011 en Villa Tesei, hasta que fue hallada asesinada, el 31 de ese mes en Hurlingham.
Matzkin era la segunda autoridad de la fuerza y a fin de ese año reemplazó a Paggi, mientras que el caso de Castronuovo es más complicado, ya que uno de los “soplones” que tenía en el mundo del hampa era Héctor “Topo” Moreyra, imputado en la causa por el crimen de la chica de 11 años al tenerla presuntamente secuestrada en su casa para luego trasladarla a la vivienda de la calle Kiernan 992.
En la causa contra los jefes policiales se trata de determinar quiénes estuvieron detrás del direccionamiento del expediente.

Detenideos.
El 20 de septiembre del año pasado el Tribunal Oral en lo Criminal número 3 de Morón condenó a prisión perpetua a Hugo Bermúdez y Leonardo Jara como autores del homicidio, mientras que a Fabián Gómez lo sentenció a cuatro años de cárcel como partícipe secundario.
Asimismo, hay otra causa que va camino a juicio oral, en la que aparece Miguel Ángel “Mameluco” Villalba, hoy en el penal de Trelew purgando una condena de 23 años por liderar una banda narco, como presunto autor intelectual del asesinato de Candela.
Asimismo, están involucrados Moreyra y el policía bonaerense Sergio Chazarreta, quien estaba casado con la hermana del “Topo”.
También aparece el carpintero Néstor Altamirano, a quien acusan de prestar la casa de la calle Kiernan 992, donde llevaron a la nena luego de haber estado en la vivienda de Moreyra.
A ellos les atribuye distintos grados de participación en la “privación ilegal de la libertad coactiva seguida de muerte” de la víctima, también en base a las pruebas que surgieron durante el juicio oral que se realizó en 2017.

Madre.
Carola Labrador, la madre de Candela Rodríguez, dijo que los tres ex jefes de la Policía Bonaerense recientemente imputados de encubrimiento y que serán indagados por la Justicia, “van a pagar todo lo mal que hicieron” durante la investigación del caso.
“Tarde o temprano la verdad sale a la luz. Se rieron en mi cara: Castronuovo amenazó a mi hermana si seguía pidiendo que busquen a Cande; a Matzkin no lo dejaban participar mucho del Comité de Crisis; y Paggi se hacía el bueno, el comprensible, pero era el peor de todos”, añadió la mujer. (Télam y NA)