Inicia juicio por crimen de modelo

Un joven comenzará esta semana a ser juzgado como uno de los partícipes del crimen del modelo Diego Rodríguez, cometido en octubre de 2010, en el barrio porteño de Liniers, cuando le quisieron robar su camioneta y lo asesinaron de un balazo, informaron fuentes judiciales.
Se trata de Juan Pablo Peralta (25), quien llega al debate procesado con prisión preventiva por el “homicidio criminis causa” del modelo y el “robo calificado” del auto utilizado en el asesinato y que había sido robado poco antes.
Fuentes judiciales informaron a Télam que el juicio a Peralta comenzará este miércoles 5 de septiembre a las 10, ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 6 porteño y que está previsto que continúe jueves y viernes siguientes.
El fiscal de juicio será Diego Nicholson, mientras que Matilde Sarubbi, madre de la víctima y quien se constituyó como querellante, estará representada por los abogados Mariano Facciuto y Lucas Randi.
Al tiempo que la familia Rodríguez será acompañada por miembros del Programa Nacional de Lucha Contra la Impunidad, Secretaría de Derechos Humanos, Ministerio de Justicia de la Nación.
En tanto, hay otro imputado, identificado como Diego Galloso, quien será juzgado en el mismo debate pero por los delitos de “encubrimiento” y “portación ilegal de arma de guerra”, ya que en su poder se secuestró la pistola con la que balearon al modelo.

Prueba.
Según la acusación, la principal prueba en contra de Peralta es el reconocimiento positivo del dueño de un Fiat Palio color gris en el que se movilizaban los asesinos del modelo y que había sido robado unos cuarenta minutos del crimen, en Mataderos.
Ese mismo auto fue encontrado horas después del homicidio, en la zona de Ciudad Oculta, donde dos días más tarde la policía detuvo al acusado Peralta.
Casi en paralelo a esta detención, en otro operativo en Villa Cildañez, policías apresaron a dos sospechosos que se habían resistido a ser identificados y a unos de los cuáles -luego identificado como Galloso- se le cayó una pistola Pietro Beretta calibre 9 milímetros con la numeración limada.
Los peritos cotejaron posteriormente esta pistola con la vaina servida hallada en el interior de la EcoSport del modelo asesinado y así constataron que se trataba del arma homicida, por lo que Galloso quedó imputado en la causa por el homicidio.
El querellante Randi explicó a Télam que tanto Peralta como Galloso se desvincularon de los hechos en sus respectivas indagatorias ante la Justicia, aunque el primer de ellos señaló a un tal “El Colo”, como el asesino del modelo.
Según el letrado, Peralta dijo que esta persona señalada por él murió poco después del crimen de Rodríguez.

El hecho.
El crimen del modelo fue cometido cerca de las 21.30 del 4 de octubre de 2010, cuando Rodríguez se dirigía a bordo de su camioneta Ford EcoSport a buscar a su novia, con quien convivía desde hace meses, a la casa de sus padres, en el pasaje El Chacho 680 de Liniers.
Cuando estaba estacionando, un Fiat Palio gris se le cruzó adelante y dos delincuentes descendieron, lo amenazaron con armas y le exigieron la entrega de la camioneta.
En el asalto, el modelo recibió un balazo en la cabeza y quedó tirado dentro de su propia camioneta, mientras que los ladrones volvieron a subir al Palio y escaparon a toda velocidad. (Télam)