Intendente increpó a periodistas

Los trabajadores de prensa agredidos el 5 de junio durante la cobertura de un caso de mala praxis en un hospital del municipio de Malvinas Argentinas, entre ellos un equipo de la agencia Télam, realizaron ayer la reconstrucción judicial de los hechos en tanto el intendente Jesús Cariglino se presentó en el lugar y presionó para que “terminaran rápido” el procedimiento.
“Esto es un hospital público donde concurre mucha gente así que le pedimos que se demoren lo menos posible”, increpó el intendente a quienes estaban realizando el procedimiento judicial para determinar cómo fueron los hechos en los que una patota, que decía actuar en nombre de Cariglino, agredió a los trabajadores.
Al ser consultado sobre si algunos de los agresores eran conocidos por él, Cariglino respondió “puede ser, yo nací en Malvinas Argentinas y todas las personas que viven aquí de alguna forma u otra son allegadas”.
El 5 de junio pasado, periodistas de Télam, Tiempo Argentino, Crónica y del blog Malviticias se encontraban en Pablo Nogués realizando la cobertura de la manifestación de los familiares de Celeste Morales, una niña de 8 años que había fallecido en el hospital “Claudio Zin”, y que denunciaban que hubo mala praxis.
Sin embargo, el caso de Celeste no es la única denuncia que existe en el distrito, ya que, según Oscar Bugliolo, papá de Gisella -una mujer de 24 años que murió después de su segundo parto por una infección- aseguró que son “al menos 147 las denuncias de mala praxis realizadas ante la Unidad Fiscal Nº 4 de San Martín”.

Reconstrucción.
Al ser indagado por los periodistas sobre si estaba incómodo con la reconstrucción que se estaba realizando, el intendente sostuvo que “me molesta, porque aquí concurre mucha gente y no está bien que haya tanta policía, tanto movimiento, hay que buscar otro método que no moleste tanto a la gente”.
La reconstrucción, que estuvo a cargo del fiscal Santiago Camiñas (de la UFI 23) y personal de Gendarmería Nacional, se realizó luego de que varios de los policías presentes la noche de las agresiones -y que no intervinieron en defensa de los periodistas- fueran identificados por los testigos en una ronda de reconocimiento.
Todo el procedimiento estuvo seguido por observadores que no se pudieron identificar y que saludaron al intendente Jesús Cariglino como “compañero” cuando ingresó al hospital. (Télam)