Intiman a más de 31 mil propietarios de embarcaciones

Un total de 31.400 propietarios de yates, lanchas y motos de agua fueron intimados porque las embarcaciones no fueron declaradas ante el fisco y, por lo tanto, evadían el Impuesto a las Embarcaciones Deportivas que les correspondía pagar.
En conjunto, los dueños de diversos vehículos de navegación, propulsados a motor y con amarre en territorio bonaerense, adeudan a la Provincia más de $250 millones en concepto de tributos omitidos, precisó la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires, encargada de la intimación.
“Recuperar esta deuda contribuirá a brindar soluciones concretas para los vecinos de la Provincia, que padecen desde hace décadas una enorme deuda social en materia de servicios e infraestructura”, destacó el director de ARBA, Gastón Fossati.

ARBA.
Los infractores fueron detectados a través de un cruce de datos que ARBA realizó con los registros de Prefectura Naval Argentina, que contienen información sobre las embarcaciones que existen en el país y la identidad de sus propietarios.
Fossati explicó que “al cruzar datos, identificamos a los dueños que registraron sus embarcaciones ante Prefectura pero no cumplieron con la obligación de declararlas en la provincia de Buenos Aires, a pesar de que tenían amarre en nuestra jurisdicción”.

Plazo.
Ahora, estos contribuyentes en infracción tendrán plazo hasta el 31 de diciembre próximo para inscribir su embarcación de manera voluntaria y evitar sanciones. Ese trámite para efectuar el alta, o bien el descargo para responder la intimación, puede realizarse en forma simple por internet.
Fossati subrayó que “las embarcaciones de aquellos contribuyentes que no regularicen su situación en el plazo fijado serán incorporadas de oficio a los registros de la Provincia, y sus propietarios deberán enfrentar multas e intereses, además de los impuestos omitidos”.
A principios de este año sólo se encontraban registradas ante el fisco provincial alrededor de 18.000 lanchas, barcos, motos de agua, entre otros.
Ante esa situación, según puntualizó el titular de ARBA, fueron encaradas “acciones para combatir la evasión en el sector náutico, porque había indicios de que la cantidad de embarcaciones no declaradas superaba ampliamente a las que sí estaban inscriptas”.
El tributo a las Embarcaciones abarca a yates, lanchas, motos de agua y otros vehículos similares utilizados en actividades deportivas o de recreación. (NA)