“Intromisión en otro poder”

INCONSTITUCIONALIDAD DE LA REFORMA DEL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA

El senador nacional del Frente para la Victoria, Miguel Angel Pichetto, sostuvo ayer que decisión de la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal de declarar inconstitucional la Ley de Reforma del Consejo de la Magistratura que se sancionó en el 2006 es una “intromisión lisa y llena en otro poder del estado” e indicó que el Poder Judicial busca “legislar”.
En declaraciones a radio AM 750, el senador por Río Negro sostuvo que “un fallo después de 10 años de vigencia, de una ley votada en el Congreso con absoluta normalidad y con las mayorías requeridas, que estaba vigente y que estaba funcionando, lesiona la credibilidad y la seguridad jurídica”.
“Es un hecho que yo lo considero grave y que tiene un sentido que es volver a instalar la presidencia del Consejo de la Magistratura en manos de la corte, con lo cual consolida un factor de poder muy fuerte donde antes estuvieron y con la reforma del 2006 los sectores políticos con representación electoral tuvieron una mayor preeminencia, y se sostenía el principio del equilibrio”, explicó Pichetto.
Por otro lado resaltó que “esto que esta pasando ahora en la Argentina también empezó a aparecer en otros países de Latinoamérica” donde se da una “conjunción de sectores de la estructura judicial, sectores de los medios de comunicación en general hegemónicos y grupos de la economía”.
En ese sentido, el senador del FpV analizó que se da “en este momento donde visualizan un fin de ciclo político, de doce años, donde ha tenido liderazgo, autoridad”, por lo que aprovechan para operar “sobre realidades judiciales para posicionarse de cara al próximo gobierno”.

Incongruencia.
Pichetto también realizó un repaso sobre la Ley de Reforma del Consejo de la Magistratura que se comenzó a debatir a finales de 2005 y que se trató en el 2006 en el Congreso de la Nación.
Anteriormente “había una concentración de poder muy grande, y no era ese el verdadero espíritu que planteaba la constitución”, porque el presidente de Corte Suprema era el mismo que presidía el Consejo de la Magistratura.
Por lo que entendieron que el Consejo de Magistratura tenia que ser “una figura totalmente distinta a la que preside hoy la Corte” y entendieron que la reforma de la ley “proponía un esquema mas equilibrado”.
El rionegrino calificó a la decisión de la Cámara como “una incongruencia desde el punto de vista jurídico muy grande y es parecido a lo que paso con la ley de subrogancias”.
“Si uno declara la inconstitucionalidad de una ley todos los actos devenidos no son validos, entonces todas las designaciones de esos jueces subrogantes deberían ser nulos, pero no, las declaran validas y le dan un plazo de 90 días más para que sigan ejerciendo la función, y además emplazan al senado y a la Cámara de Diputados para que en un plazo de 90 días dicten una ley de acuerdo a los términos que determinó la Corte”, enfatizó Pichetto.
En ese sentido subrayó que “eso es una intromisión lisa y llena en otro poder del estado”, al especificar que en el caso de la ley de subrogancias, “la Corte prácticamente actúa como Poder Legislativo”
La justicia “dice cuales son las calidades y condiciones de una nueva ley y cuales son los términos que tiene que haber, como que haya dos tercios en el Consejo de la Magistratura para designar a un subrogante, cosa que la verdad es un verdadero error”, sentenció. (Télam)