Jorge Videla, preso por el secuestro de empresarios

El dictador Jorge Rafael Videla quedó anoche detenido en la causa que investiga el secuestro extorsivo de dos empresarios y por la que ya fueron acusados los ex ministros de Economía y del Interior del último gobierno de facto, José Alfredo Martínez de Hoz y Albano Harguindeguy. Así lo resolvió ayer el juez federal Norberto Oyarbide, al disponer esta nueva prisión preventiva de Videla, quien ya está arrestado en su casa por otras causas por violaciones a los derechos humanos.
Videla, Martínez de Hoz y Harguindeguy están acusados de haber dispuesto la detención de los empresarios Federico y Miguel Gutheim, de la textil Sadeco, para forzarlos a cerrar un negocio de exportación con Hong Kong. Hasta ahora, tanto Oyarbide como la Cámara Federal porteña anularon los indultos que habían beneficiado a Harguindeguy y a Martínez de Hoz. También se ordenó el arresto de Harguindeguy, pero Martínez de Hoz se encontraba en Hong Kong al momento del secuestro.
Ahora, Oyarbide dispuso el procesamiento y detención de Videla en esta causa, según anunció en un comunicado ayer por la noche el Secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde. Duhalde, que actúa como querellante en la causa.

Causas.
En la resolución, el juez sostuvo que Videla debe quedar preso en esta causa porque “es fundado abrigar el temor que, un sujeto procesado por tamaño crimen, pueda intentar eludir la acción de la Justicia o entorpecer esta investigación, de tener la posibilidad de hacerlo”. “Si no se detuvo para respetar vallas morales o bienes jurídicos aún más importantes, tampoco tendría por qué hacerlo respecto de otras acaso menores o subordinadas a aquéllos”, expresó.
Federico y Miguel Gutheim estuvieron cinco meses presos a disposición del Poder Ejecutivo por presuntamente no concretar una operación comercial con Hong Kong. Gutheim y su empresa Sadeco habían ganado la licitación por una exportación de fibra de algodón a Hong Kong por un monto cercano a 12 millones de dólares.
Gutheim habría sido presionado para compartir la licitación con una firma multinacional “que contaba con la participación activa del entonces ministro de Economía Martínez de Hoz”, pero no aceptó la propuesta, lo que derivó en su detención arbitraria y la de su hijo. En el decreto por las detenciones de los Gutheim -producidas el 5 de noviembre de 1976- firmado por Videla y Harguindeguy se señaló que “la actividad” de ambos “atentaba contra la paz interior, la tranquilidad y el orden público y los permanentes intereses de la República”. (DyN)