Jornada de protestas en la Ciudad

HUBO UN PIQUETE EN AUTOPISTA Y UNA MARCHA EN EL MICROCENTRO

Dos protestas generaron ayer complicaciones en el tránsito en el área metropolitana, a raíz de un piquete de una organización social en la Autopista que une la Capital Federal con La Plata y una marcha que realizó el Partido Obrero por el centro porteño.
Personal de la Gendarmería Nacional desalojó un piquete que mantuvo interrumpido durante unas dos horas el tránsito en ambas manos de la autopista Buenos Aires-La Plata a la altura del kilómetro 27.
En primer término, el personal de emergencia vial y Gendarmería desvió el tránsito para los que iban hacia el sur en el kilómetro 9, mientras que para los que circulaban sentido a la Ciudad de Buenos Aires lo hicieron en el ramal Gutiérrez.
Luego, una orden judicial que dispuso liberar la carretera otorgó luz verde para que se llevara adelante el operativo, que incluyó al menos un camión hidrante y que finalmente logró disuadir a los manifestantes pertenecientes al Movimiento Social “22 de Agosto Carlos Almirón”.
Los integrantes de esa agrupación, quienes reclamaban por la falta de agua potable y planes sociales, fueron desalojados alrededor de las 13.30 cuando finalmente quedó restituido el tránsito.

Partido Obrero.
Casi en simultáneo con el desalojó de esa autovía, militantes del Partido Obrero iniciaron un bloqueo en el Puente Pueyrredón en la mano hacia la Capital Federal para protestar contra el “ajuste” del Gobierno de Mauricio Macri.
Los integrantes de ese partido de izquierda marcharon desde la localidad bonaerense de Avellaneda rumbo al centro porteño, donde también hicieron una protesta frente al Ministerio de Desarrollo que provocó trastornos sobre la Avenida 9 de Julio y, por último, en las puertas de la cartera de Trabajo, sobre la Avenida Leandro N. Alem.
En estas movilizaciones, que organizaron también en otras provincias, el Partido Obrero pidió “más trabajo, bono de fin de año a desocupados y pase a planta a los precarizados”.
“En medio de un ajuste brutal contra los trabajadores, que lleva a que en la Argentina las cifras de la pobreza estén en un 32%, el Gobierno ha armado un frente con la Iglesia, la CGT y distintas organizaciones sociales para bloquear una intervención popular contra el ajuste”, evaluó este espacio. (NA)

Compartir