Joven acusado de hackeo

METROPOLITANA REALIZO OPERATIVO

El padre del joven sindicado como el “hacker” que alteró notas y otros datos en las bases de datos de la Universidad Argentina De la Empresa (UADE), aseguró que su hijo “no modificó nada” y argumentó que las calificaciones se encuentran en planillas, las cuales no se pueden cambiar.
Además, al justificar las numerosas computadoras que encontraron en su domicilio se deben a que su hijo las tenía para vender, ya que antes las alquilaba, pero se había quedado sin trabajo.
“Si alguien pasó por la universidad sabe que las notas se transcriben en actas y eso no se puede modificar. Si alguien apretó mal un dedo…”, expresó el hombre interpelado por periodistas.
Al justificar la presencia de los equipos de computación que se llevaron durante un allanamiento realizado por la Policía Metropolitana, sostuvo que su hijo se dedicaba al alquiler de computadoras hasta que “se fundió cuando subió el dólar” y ahora “los esta vendiendo por partes”.
La fiscal indicó que en el operativo, “en principio se encontraron los dispositivos de almacenamiento del programa malaware (un software que sirve para infiltrarse en una computadora o sistema informático, o dañarlo) que se había colocado en la pagina de la universidad”.
No obstante, Dupuy admitió que restan otros pasos en la investigación para terminar la pesquisa.
La fiscal salió al cruce de versiones que vinculaban al joven investigado con la alteración de tarjetas de créditos, al señalar en lo único que se encontraron indicios es en la presunta modificación del sistema de tarjetas de acceso de la UADE.
De esa manera habría podido acceder a sectores en los que con una notebook completó la acción de “hackeo”.
Dupuy advirtió que el caso es “un ejemplo para que la sociedad se de cuenta de la vulnerabilidad a la que estamos expuestos tanto a nivel personal como empresarial”. (NA)