“Justicia Legítima, una mafia”

El juez federal Alfredo López, quien tuvo a su cargo la primera etapa de la investigación por agresiones contra el presidente Mauricio Macri en Mar del Plata, renovó ayer sus duras críticas contra la organización Justicia Legítima, a la que consideró una “mafia judicial”.
“Es hora de que se limpie la justicia de aquellos funcionarios que violan el reglamento de la justicia haciendo militancia política, no cumpliendo sus funciones”, advirtió López, quien investigó en primera instancia los incidentes contra Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal el 12 de agosto, en el barrio marplatense de Belisario Roldán.
Como derivación de las advertencias del magistrado por la “irregular” actuación de fiscales federales de esa ciudad en torno a estos episodios, la diputada Elisa Carrió denunció penalmente el jueves a la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, en su carácter de jefa de estos funcionarios.
En declaraciones a radio Continental, tras advertir que “Mar del Plata es un feudo de Justicia Legítima”, López recordó que la causa por el supuesto ataque con piedras contra el vehículo oficial en el que iban Macri y Vidal ahora está a cargo del juez federal Santiago Inchausti, que regresó de la licencia que se había tomado.
“En Mar del Plata existe una mafia judicial de Justicia Legítima que son funcionarios que responden al gobierno anterior y no tienen interés de hacer justicia o investigar los delitos”, disparó López.
Cuando se le preguntó si consideraba que la llamada “grieta”, en alusión a la división entre argentinos por cuestiones políticas, también atraviesa a la justicia, el magistrado se manifestó convencido de que eso es así. (DyN)