Kicillof negocia con el Club de Paris

El ministro de Economía, Axel Kicillof, arribó en las primeras de la noche a la capital francesa, donde hoy llevará adelante negociaciones con las autoridades del Club de París, para regularizar la deuda en situación de default que Argentina tiene con los países que integran ese foro.
Tras un extenso vuelo que contó con una escala intermedia en Roma, Kicillof llegó a París a las 21, acompañado por el secretario de Finanzas, Pablo López.
Ya en la capital francesa, la delegación argentina se trasladó de inmediato al hotel para terminar de ultimar detalles que presentarán en la reunión de mañana, que dará comienzo a las 10 en la sede del Ministerio de Economía francés, en el barrio de Bercy, donde formalmente se encuentra la sede del Club de París.
El lunes, antes de partir a París, el titular del Palacio de Hacienda consideró “complejo” al proceso de negociación que comenzará hoy al mediodía en París y sostuvo que su estadía en Francia “dependerá del grado de avance de la negociación”.
“Hemos avanzado decididamente hacia un acuerdo, pero no lo hemos hecho más allá de los lineamientos y por eso viajo a París”, dijo Kicillof en diálogo con los periodistas acreditados en la cartera de Economía.
Asimismo, Kicillof reiteró que le otorga “mucha importancia” al encuentro y subrayó que el calendario de un eventual acuerdo aún esta por determinarse.

Negociaciones.
Las negociaciones con el Club de París fueron retomadas a mediados de enero pasado cuando el propio Kicillof viajó a París a presentar la primera propuesta que, según fuentes oficiales, contemplaría un pago inicial de 250 millones de dólares, y el resto a acordar a través de un cronograma de cancelaciones.
En las anteriores renegociaciones que tuvo Argentina con el Club de París -en 1956 fue el primer país en negociar su deuda con el organismo-, todas fueron precedidas por un paquete consensuado por el FMI, camino que el gobierno argentino no tiene previsto como parte de las conversaciones.
“Está a la vista que hoy no hemos pactado con el Fondo ningún programa económico y hemos presentado una propuesta de lineamientos (para el pago de la deuda) al Club de Paris”, dijo Kicillof tiempo atrás durante la conferencia de prensa en la que anunció la voluntad del Gobierno de refinanciar la deuda con ese foro de países.

Propuesta.
Pese al tradicional hermetismo que rodea al organismo crediticio, tras la visita de Kicillof, los acreedores analizaron la propuesta argentina, donde un grupo de países (Francia, Alemania, Estados Unidos, Reino Unido e Italia) las consideró “aceptable”, según reveló el diario económico galo Les Echos en marzo.
En el mismo articulo, Les Echos sitúa a Japón, España y Holanda como los mas “hostiles” a la propuesta argentina.
“No vamos a aceptar condicionamientos, no vamos a discutir nuestro plan económico”, aseguró en esa oportunidad y sostuvo que el monto de la deuda, que oscilaría en los 9.000 millones de dólares, será uno de los temas a definir.
Desde enero, Kicillof mantiene la cautela al advertir que “estas negociaciones pueden llevar meses” ya que, entre otros aspectos, las decisiones del Club “deben tomarse por consenso” de los 19 países miembros.
Sin embargo, la deuda de Argentina es con 15 de los 19 países miembros, Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canada, Dinamarca, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Holanda, Irlanda, Italia, Japón, Noruega, Rusia,, Suecia y Suiza.
El funcionario argentino reiteró que esta negociación, como las anteriores que mantuvo Argentina tras la declaración de cesación de pagos a finales del 2001, se basará en tres lineamientos: el primero, que se van a cumplir los compromisos pactados, tal como lo viene haciendo el país desde el 2003.
En segundo lugar, las soluciones que se ofrezcan tienen que ser sustentables en el tiempo, y por último, el pago de los compromisos “no puede poner en riesgo el modelo económico” vigente. (Télam)