La autopartista Plascar despidió a 243 empleados en Córdoba

Los 243 trabajadores de la empresa Plascar recibieron ayer sus telegramas de despido ante el anuncio de cierre de la planta. La firma es la mayor autopartista plástica de Córdoba y tenía como principales clientes a Fiat y Renault, cuya negativa a continuar comprando piezas desató la crisis. Hace tres años, Plascar cambió de dueños y desde fines de 2016 está en concurso de acreedores. Entre los despedidos hay trabajadores de hasta 28 años de experiencia en el sector. Desde el gremio mantendrán reuniones con los dueños y las autoridades provinciales para encaminar la venta de la compañía y denuncian que el Gobierno nacional no escuchó sus advertencias. Por ahora, peligra hasta el cobro de la indemnización por parte de los empleados despedidos, informó ayer el diario Página 12.
“Hoy nos encontramos en la calle protestando. Hemos recibido los telegramas de despido de los 243 empleados que integran la planta Plascar. Estamos pidiendo imperiosamente que el Gobernador tome cartas en el asunto”, resumió Alejandro Rodríguez, secretario general de la Unión Obreros y Empleados Plásticos (Uoyep) seccional Córdoba.

Vaciada.
La autopartista Plascar tiene una planta en Tortuguitas que “fue vaciada de personal en 2014”, dicen en el gremio. Ahora, la planta del parque industrial de Ferreyra, Córdoba, es la que presentó el cierre y los despidos. Se dedica a la inyección y pintura de piezas como paragolpes y paneles de puertas. Según explican desde AFAC, entidad que agrupa al sector autopartista, hace tiempo que Plascar venía con problemas. Por eso, hace tres años los dueños brasileños decidieron abandonar el barco. Quedó a cargo de la empresa el cuerpo directivo local, que no logró revertir la situación hasta que el 27 de diciembre del año pasado fue convocado el concurso de acreedores y la compañía quedó intervenida por la Justicia provincial.
“La empresa venía trabajando. Había problemas de cobros, como por ejemplo el pago fraccionado de quincenas. Se estuvieron buscando compradores pero no se encontraron hasta ahora. La situación se desencadenó porque se cayeron los proyectos de las terminales. Rodríguez detalló que “los trabajadores venían cobrando al día pero de ahora en más no se sabe nada”.