Inicio El Pais La economía cayó 6,7% y se encamina a una recesión

La economía cayó 6,7% y se encamina a una recesión

LA ACTIVIDAD ECONOMICA SE DERRUMBO EN JUNIO AL PEOR REGISTRO EN 9 AÑOS

La actividad económica se derrumbó 6,7% en junio en forma interanual, la caída más brusca desde julio de 2009, y retrocedió 0,6% en el primer semestre, afectada principalmente por las pronunciadas bajas en la agroganadería, la industria y el comercio, informó ayer el Indec.
Junio registró el tercer mes consecutivo de baja, con un porcentaje que sólo fue superado por el 6,8% de julio de 2009, cuando la Argentina enfrentaba el temblor financiero iniciado en los Estados Unidos en 2007.
Desde que Mauricio Macri asumió la Presidencia los retrocesos más fuertes se habían registrado en mayo pasado, con el 5,2% y luego junio de 2016 con el 4,9% y julio de ese año con el 4,8%.
De este modo, la actividad económica pasó a signo negativo en el año, en un semestre condicionado por una profunda devaluación junto con una corrida cambiaria y la sequía que afectó a amplios sectores del país.
Respecto de mayo, la actividad económica retrocedió 1,3 por ciento de acuerdo con los índices oficiales, confirmando el proceso recesivo.
El organismo encargado de las estadísticas informó que el sector que más incidencia tuvo en el resultado fue agricultura, ganadería, caza y silvicultura que en junio cayó 31% en la medición interanual, que explicó en un 3,59% la baja del indicador. En segundo lugar se ubicó la industria manufacturera, que retrocedió 7,5% en la medición interanual, con una incidencia del 1,22% en el índice global.
El comercio mayorista, minorista y reparaciones experimentó en junio una baja del 8,4% contra igual mes de 2017; transporte y comunicaciones cedió 6,1% y pesca, retrocedió 16%.
Por el contrario, tuvieron registros positivos los siguientes rubros: explotación de minas y canteros, con el 4,9%; electricidad, gas y agua, 4,3%; actividades inmobiliarias y de alquiler, 2,3%; servicios sociales y de salud, 1,7% y enseñanza, 0,8%.
El retroceso en agricultura, comercio e industria explica el 88% del resultado negativo del mes, aunque sólo el sector del campo tuvo más de la mitad de incidencia en la caída.
El EMAE arrancó el año con una suba del 4% en enero en la medición interanual, siguió en febrero con un alza del 5% para bajar al 2,1% en marzo. Luego se inició el proceso recesivo: en abril retrocedió 0,6%, para trepar al 5,2% en mayo y al 6,7% en junio.

Década pérdida.
La economía argentina se encamina a completar otra «década pérdida», ya que el PIB per cápita a fines de 2018 será muy similar al que había antes de iniciarse la crisis financiera internacional en septiembre de 2008. Así lo estimó un informe del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec).
Según ese trabajo, la contracción económica en curso se disparó a partir del «frenazo» del ingreso de capitales en mayo de este año.
Para el Cippec, la retracción del financiamiento «se reflejó en una rápida y fuerte suba del tipo de cambio, que llevó al Gobierno a negociar un acuerdo stand-by con el FMI».
A partir de ese acuerdo, la nueva estrategia oficial pasa por acelerar el ritmo de corrección del déficit fiscal, fortalecer la hoja de balance del Banco Central y el régimen de metas de inflación, y dejar flotar al tipo de cambio, aunque reteniendo alguna capacidad de intervención, detalló la entidad.
Pero advirtió que este conjunto de medidas y la disponibilidad de financiamiento a bajo costo, «no disiparán en el corto plazo el impacto del reciente cimbronazo cambiario».
De acuerdo con el informe, la retracción del financiamiento externo obligará a corregir el elevado déficit de cuenta corriente.
«La corrección involucrará una caída del gasto agregado público y privado y, en consecuencia, una contracción en la actividad económica. El mecanismo principal será la aceleración de la inflación, la cual contraerá el poder adquisitivo», alertó el documento. (NA)