La empresa está en crisis

PLAN DE VACIAMIENTO EN EL ASTILLERO RIO SANTIAGO

Trabajadores del astillero Río Santiago denuncian que el Gobierno Nacional y bonaerense tienen intenciones de privatizar y vaciar la empresa. El viernes pasado realizaron una multitudinaria marcha para protestar en contra del ajuste.
La presión de los gobiernos de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal sobre el astillero de Ensenada creció con fuerza en los últimos meses. Versiones de ajuste, incomunicación entre la dirección del Astillero y los trabajadores, frases polémicas sobre el organismo, ocasionaron que la preocupación crezca. La tensión recae sobre los empleados que el viernes pasado hicieron una marcha de antorcha y ahora amenazan con un “ensenadazo”.
Los trabajadores sostienen que existe un plan vaciamiento del Astillero para luego privatizarlo. “Esto ya lo vivimos en los ’90. Primero ocurre un congelamiento presupuestario, después se paraliza la producción y se deja de invertir”, aseguró al sitio La Política Online Jorge Smith, uno de los delegados de ATE en esa fábrica.
A las versiones de ajuste por parte del gobierno provincial se sumó una desafortunada frase del Presidente sobre el futuro del Astillero. En una reunión con el sector pesquero en Mar del Plata, celebrada el 13 de julio, Macri reveló que considera al astillero un problema y comenzó a evaluar soluciones junto con los empresarios. “¿Qué hago con el Astillero Río Santiago?”, preguntó Macri. “Hay que dinamitarlo”, le contestó Domingo Contessi, presidente de Astillero Contessi y vicepresidente de la Federación de la Industria Naval Argentina. Esas declaraciones pusieron en alerta a los trabajadores de Astilleros y desde entonces están en estado de alerta y asamblea permanente.
Días más tarde, la web Infocielo pudo reconstruir el diálogo completo entre Macri y Contessi. “¿Y si te haces cargo?”, le dijo el Presidente al empresario. Contessi fue contundente en su negativa: “Hay más de tres mil tipos que figuran y sólo 700 que fichan”. El Presidente, siempre según Infocielo insistió: “¿Y si lo recibís con 600?”.

Intervención.
En mayo, Vidal intervino por decreto la empresa, corriendo de la presidencia a Cristian Curto y nombró como interventor a Daniel Capdevila, ex Coordinador de Proyectos del Ministerio de Modernización de la Nación, el sector desde donde surgen muchos de los planes de ajuste.
En los últimos días, los trabajadores le exigieron a Capdevila fondos para terminar el Eva Perón, un petrolero encargado por Hugo Chávez a la provincia en 2005 y que sigue sin poder navegar los mares. Fuentes del Astillero de Ensenada aseguran que se necesitan 39 millones de pesos para terminar el buque, y agregan que es el único que puede llegar a terminarse.
Con Capdevila, los trabajadores denuncian persecuciones y negociados, como la tercerización de los servicios médicos. No hubo dinero para insumos o nuevos proyectos. Los trabajos en los buques petroleros Eva Perón y Juana Azurduy están paralizados, y su entrega lleva un año de demora.

Sin respuestas.
Los trabajadores de Astilleros le exigieron a Capdevila que ponga fecha a la terminación de las obras en el Eva Perón. Aseguran que no hubo respuesta alguna. Del contrato por la construcción de ocho barcos a construir por Argentina, apenas se pudo avanzar en dos: El Eva Perón y el Juana Azurduy. El primero fue botado en 2012 en un mega acto donde participaron las autoridades del gobierno provincial y los obreros del astillero estatal. Sin embargo, el barco nunca se terminó y flota desde hace años sobre un canal interno del astillero.
Actualmente existe una planta de 3.308 trabajadores y de ese total el 35% realiza tareas administrativas cuando lo ideal es que el sector de servicios y administración represente alrededor del 15% de la dotación total de la empresa. (Lapolíticaonline.com)