domingo, 22 septiembre 2019
Inicio El Pais La historia de Victor Saldaño, el argentino preso en Texas que podría...

La historia de Victor Saldaño, el argentino preso en Texas que podría ser ejecutado

Victor Saldaño, es un cordobés de 46 años que está preso en Texas hace 24 años. Está alojado en el «pasillo de la muerte» desde 1996, luego de ser acusado de matar a un ciudadano estadounidense. Este noviembre podría ser ejecutado.

Saldaño fue condenado en 1996, acusado de haber matado, en noviembre de 1995, a Paul Ray King, un ciudadano norteamericano a quien había robado junto con un amigo mexicano. En ese momento, el argentino tenía 22 años. El episodio ocurrió durante la noche de «Acción de gracias» en Collin, una localidad de Texas, el cual es uno de los estados de Norteamérica donde rige la pena de muerte.

El cuerpo de King fue hallado sin vida, y según publica Página 12, un testigo dijo a la policía que Saldaño había estado involucrado en el crimen. Cuando dieron con el paradero del argentino, tenía en su poder el reloj de King y el arma con la que le habían disparado.

El presunto cómplice de Saldaño fue ejecutado meses después del episodio en 1996. Sin embargo, la condena del argentino comenzó un proceso de apelaciones que demoró la aplicación de la pena capital. En 2004, luego de que la Corte Suprema norteamericana revisara el proceso judicial admitió que había racismo en la condena. Esto fue así dado que durante ese juicio, un psicólogo convocado como experto por la fiscalía había asegurado que Saldaño, por ser latino, tenía más probabilidades de reincidir o cometer otro crimen. Fue así como el cordobés debió ser sometido a un nuevo proceso.

Cuando comenzó el segundo juicio Saldaño ya contaba con ocho años preso, alojado en el “pasillo de la muerte”. Así se conoce a la zona de la cárcel reservada a los condenados a la pena capital. Esos años de reclusión allí, deterioraron su salud mental, afirma Página 12. Esto fue demostrado durante las audiencias, ya que como consta en el acta del juicio, Saldaño se comportaba de manera extraña. Fue así como nuevamente, el jurado consideró que Saldaño debía ser ejecutado en función de su “peligrosidad futura”.

En este sentido, luego de agotadas las instancias de apelación es muy probable que la ejecución le llegue en noviembre de este año. Su madre, Lidia Guerrero, lo confirmó luego de visitar a su hijo en el penal de Houston donde está desde hace más de dos décadas. La única esperanza para su hijo es que la justicia norteamericana responda favorablemente a la indicación de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que en 2016 consideró nulos los dos juicios a los que fue sometido Saldaño, porque en ambos hubo “plurales violaciones de las garantías judiciales de defensa”. Si bien la CIDH ordenó realizar un segundo fallo considerando al primero de racista, dio los mismos resultados.

“Víctor me dijo que es posible que lo ejecuten en noviembre”, dijo Guerrero a un canal de televisión de Córdoba, con el que habló a su regreso de Estados Unidos. Por su parte, el abogado Juan Carlos Vega anunció que no apelarán la decisión de la ejecución. “No pediremos clemencia por la simple razón de que sería reconocer que Estados Unidos hizo un juicio justo. Éste es el único caso de la historia del sistema interamericano de derechos humanos en el que se va a ejecutar a un inocente”, dijo a Cadena3.