La Iglesia le pidió a Macri que el ajuste “no sea a los pobres”

FINALIZO LA SEMANA SOCIAL 2018 CON LA LECTURA DE UN DOCUMENTO

El documento de cierre de la Semana Social 2018 apuntó contra el ajuste llevado adelante por el gobierno, “que las políticas de ajuste no se practiquen sobre los pobres” pidieron.
La Semana Social 2018 organizada por la Comisión Episcopal de Pastoral Social (Cepas) finalizó en Mar del Plata con la lectura de un mensaje que destacó la necesidad de “saldar la deuda con los pobres” y fijar “nuevas normas éticas” para el sistema financiero. “Como argentinos y comprometiéndonos cada uno desde nuestro lugar, estamos llamados a consolidar la democracia como único camino para saldar su deuda con los pobres y descartados de nuestra patria”, señaló el mensaje de clausura de este encuentro, que se desarrolló durante tres días en la ciudad balnearia.
El texto fue leído por Rubén Oscar Frassia, obispo de la diócesis de Avellaneda-Lanús, durante la misa que marcó el cierre de esta edición de la Semana Social, cuyo lema fue “Democracia, un camino de servicio a los pobres”. El mensaje puso el foco en “la urgencia de encontrar caminos de reparación para la exclusión y la marginalidad creciente de millones de argentinos, así como la responsabilidad de las instituciones democráticas en la promoción de políticas de inclusión, empleo y protección”.

Ajuste.
“La pobreza debe estar en el centro de las preocupaciones de la democracia”, señaló Frassia, y subrayó que durante las deliberaciones del encuentro realizado en el Hotel 13 de Julio, en el centro marplatense, “se pidió que las políticas de ajuste no se practiquen sobre los pobres”.
Frassia señaló además que en los paneles “se recordó reiteradamente la necesidad de la aplicación de nuevas normas éticas sobre el sistema financiero”. “El Papa Francisco nos convoca permanentemente a buscar caminos para la promoción social y a rechazar modelos que anteponen el interés económico o sectorial, con sus políticas que colocan la dignidad humana en la periferia de las preocupaciones”, señaló.
El documento alertó además sobre los “flagelos del desamparo, del trabajo infantil, la explotación y la trata de personas”. Cuestionó además “las políticas que estimulan la explotación indiscriminada de la naturaleza, causando daños irreparables bajo el predominio de un sistema tecno-económico regido por el lucro y despojado de toda responsabilidad social”.

Asistencialismo.
En este marco, dirigentes sociales y sindicales admitieron ayer estar frente al “fracaso” del modelo asistencialista para combatir la pobreza en la Argentina, por lo que llamaron a trabajar en “alternativas productivas” dentro de la economía informal, del panel participaron Graciela Camaño (diputada nacional), el estatal Hugo Godoy (secretario general de ATE), Gildo Onorato (CTEP), Daniel Menéndez (Barrios de Pie) y Fernando Maletti (Obispo de Merlo-Moreno y miembro de Cepas).
En sus exposiciones, la dirigencia coincidió en la necesidad de acabar con el “estigma” de la exclusión que sufren quienes reciben planes sociales ya que, además de no tener trabajo, son tildados de “vagos” por el resto de la población. “Son tiempos de no callarnos, de decir lo que uno ve, con responsabilidad pero con firmeza. Lo que está en juego hoy es una nueva oleada de pobreza”, opinó Menéndez.
Para el dirigente de Barrios de Pie, desde hace décadas que el sistema los “estigmatiza” a través de los planes sociales porque ahora interpreta que les “quita el derecho a trabajar”. “Nosotros pensamos que fracasó el asistencialismo, y que tenemos que trabajar en alternativas productivas en el mundo de la economía informal. Nos condenan no solo a perder ingresos sino también a perder dignidad, que es el ganar el pan con el fruto de nuestro esfuerzo y trabajo”, afirmó Menéndez. (Ambito.com /Télam)