“La ilegalidad genera consecuencias”

ABORTO LEGAL: MINISTRO RECIBIO CRITICAS DURANTE SU EXPOSICION EN EL SENADO

El Senado retomó ayer la audiencia pública sobre la legalización del aborto, con expositores como el ex ministro de Salud Ginés González García e invitados uruguayos que contaron, desde las dos posturas en pugna, la experiencia en el país vecino.
González García afirmó que “hay una evidencia mundial absoluta de que esta ley tiene que ver con la reducción de la mortalidad materna” y señaló que “en Argentina la ilegalidad genera muchas consecuencias”, entre las que destacó la “enorme cantidad de internaciones”.
“Tenemos la ocasión de ser huéspedes del G20, ningún país del G20 salvo nosotros tendría esta legislación restrictiva sobre aborto. Es una vidriera al mundo y este es un tema que empieza a ser clamor en la Argentina”, agregó.
Por su parte, el rector de la Universidad Católica Argentina (UCA), Miguel Schiavone, rechazó la iniciativa y sostuvo que “esta ley atenta contra la solidaridad hacia el más débil, anula la solidaridad más profunda que es la de una madre con su hijo, cultiva el individualismo y promueve el egoísmo”.
“¿En estas condiciones socio-sanitarias consideran ustedes que el aborto legal será seguro? El aborto legal terminará siendo una forma de negar y perpetuar la pobreza, de ocultar la raíz profunda de los problemas”, agregó Schiavone.
A su turno, el ex subsecretario de Salud de Uruguay Leonel Briozzo subrayó que en el país vecino, a partir de la legalización del aborto, “las muertes maternas han disminuido, hoy Uruguay tiene el privilegio de estar ubicado en segundo lugar con indicadores solo mejorados por Canadá”.

Rubinstein.
También participó de la sesión el ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, quien brindó una serie de datos para respaldar la conveniencia de legalizar el aborto, lo que generó críticas de los senadores que se oponen al proyecto.
Durante su exposición, el ministro indicó que “el costo por aborto” en la actualidad (que incluye la atención de las consecuencias de abortos mal practicados) es de 11.500 pesos, mientras que “la proyección para la legalización es de 1.914 pesos” a causa de la “reducción dramática de las complicaciones”.
En la misma línea, sostuvo que el costo anual estimado para el sistema de salud es de 4.078,30 millones de pesos y con la legalización se reduciría a 678,60 millones, lo que implica un ahorro para el Estado de 3.400 millones de pesos.
Según Rubinstein, “en caso de que la ley fuera sancionada, el aborto sería en el 90 por ciento de los casos farmacológico”, con misoprostol y mifepristona, esta última aún no permitida en la Argentina.
Sobre esto, Rubinstein indicó que “el misoprostol hoy se consigue en mercados secundarios, por ejemplo en Mercado Libre, por entre 3.000 y 5.000 pesos” y que, si se aprobara la ley, “el costo sería 30 veces menor” con producción estatal.

Polémica.
Fiore fue la primera en cuestionar a Rubinstein e intentó ponerlo en contradicción con el presidente Mauricio Macri, al afirmar que el jefe de Estado “en distintas oportunidades se ha expresado en contra del aborto”.
“El Presidente dice una cosa y usted dice otra. ¿En qué carácter nos está hablando? ¿Desde dónde habla usted? ¿Cuál es la postura del Gobierno en este tema?”, preguntó Fiore y agregó: “De todas las muertes que hay, ¿por qué priorizar la causa número 70?”.
Rubinstein subrayó que el debate “surgió como un gran debate social” y agregó: “Yo no quiero expresar mi posición personal, quise presentar los datos. El problema existe. ¿Es el primero? No, pero es un problema. La legalización, presenta resultados inmediatos”.
Snopek, a su turno, reforzó la pregunta de Fiore que el ministro había esquivado y sostuvo que le quedaba “claro” que hablaba “en nombre del Gobierno”, a lo que Rubinstein replicó: “Hablo como ministro”.

Marchas.
Militantes a favor de la legalización del aborto realizaron ayer un “puentazo federal” en distintas avenidas de la Argentina para reclamar la aprobación del proyecto, en tanto que también hubo una marcha frente la Catedral metropolitana.
Por su parte, los grupos “pro-vida” se movilizarán el miércoles al Congreso para expresar su rechazo de la propuesta, que ya tiene media sanción de Diputados.
Cientos de personas se manifestaron con los distintivos pañuelos verdes “interviniendo” los puentes con banderas y cantos a favor de la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo.
En Buenos Aires, las principales manifestaciones se dieron desde la mañana del martes en la intersección de las avenidas Balbín y General Paz, en Saavedra y sobre la avenida Figueroa Alcorta a la altura de la Facultad de Derecho.
También hubo protestas en la estación de tren de Laferrere y en varios cruces de los partidos bonaerense de La Matanza y Florencio Varela, entre otros lugares. (NA)