La inflación volvió a repuntar

RELEVAMIENTO DE FIEL: UNA FAMILIA NECESITO EN SEPTIEMBRE 13.878 PESOS PARA NO SER POBRE

Una familia tipo necesitó en septiembre un ingreso de 13.878,1 pesos para no ser pobre, registrando una suba del 2,5% contra el mes anterior y para evitar la indigencia requirió unos 6.066 pesos, con un fuerte incremento del 3,8%.
Los datos surgen del relevamiento mensual que realiza la consultora FIEL y que mide las dos canasta: la Básica Total, que determina la pobreza y la Básica Alimentaria, que lo hace respecto de la indigencia.
Según este sondeo, la canasta integrada por alimentos y artículos de primera necesidad acumuló en un año un alza del 21,9%.
Por adulto, la Básica Total ascendió en septiembre a 4.491 pesos, con lo que se requieren 2.493 pesos mensuales adicionales para que una familia tipo cubra el costo.
La canasta conformada sólo por alimentos tuvo en septiembre un costo de 6.055,7 pesos para una familia tipo, con un alza del 3,8% contra el mes anterior y del 19,4% en el último año, revirtiendo la tendencia decreciente que se venía observando desde el cuarto trimestre de 2016.
En igual mes del año anterior, la canasta total registraba un costo de 11.385,5 pesos, acumulando un incremento de 2.492,6 pesos.
En septiembre, el costo de la Canasta Básica Alimentaria de la Ciudad de Buenos Aires por adulto equivalente (CBA) alcanzó 1.960 pesos.
Los ingresos por hogar para superar el umbral de indigencia surgen de multiplicar el costo de la CBA del adulto equivalente por la cantidad de mayores que conforman el hogar.
De este modo, niveles de ingreso -netos de impuestos- inferiores a estos montos convierten a ese hogar en “indigente” o “pobre” respectivamente.

Emergencia Alimentaria.
Barrios de Pie, integrante de la triada de organizaciones sociales con capacidad de movilización, salió otra vez el jueves en reclamo de la sanción de una ley que ponga en emergencia la situación nutricional. Con ollas populares en diferentes puntos y una junta de firmas a favor de la Emergencia Alimentaria, buscaron difundir y hacer llegar a las autoridades y a los legisladores la problemática.
La jornada se inició a las 7 de la mañana en el Obelisco, y posteriormente se instalaron ollas en Puente Pueyrredón, Puente La Noria, Panamericana y 197, Acceso Oeste y la Autopista Buenos Aires – La Plata. A las 14 el reclamo llegó al Congreso Nacional.
“Recibimos una cantidad de firmas significativas que me parece que ponen en cuestión el tema de una incomprensión de una parte importante de los diputados de los problemas que le importan a la sociedad”, dijo a Contexto Daniel Menéndez, coordinador general de Barrios de Pie.

Relevamiento.
Esta organización, junto al Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana e Investigación para una nueva Buenos Aires, realizaron un relevamiento para poner en cuestión la situación alimenticia de los niños en los barrios. Teniendo como referencia los comedores populares, los datos obtenidos son preocupantes: sobre un total de 13.333 niños y adolescentes de “2 a 19 años, sin discriminar grupo etario, el 43%, 5.770 se encuentran en alguna de las variantes de malnutrición”, señala el informe. (NA y Télam)