Inicio El Pais La inversión pública sintió el efecto de la recesión

La inversión pública sintió el efecto de la recesión

DISMINUYO EL FINANCIAMIENTO PARA OBRA PUBLICA

Afectada por la crisis económica, la Inversión Real Directa (IRD) bajó este año en La Pampa un 1,3 por ciento respecto al 2017, según precisó el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) en un informe.
La política de ajuste encarada desde el Gobierno Nacional, sumada a la grave recesión económica, tuvo un fuerte impacto en el financiamiento de la obra pública, la cual bajó considerablemente en este 2018. Según precisó un informe privado, en La Pampa -tomando como dato el Producto Bruto Geográfico (PBG)- el índice de Inversión Real Directa (IRD) pasó del 4,5 por ciento en 2017 al 3,2 en 2018.
El estudio, elaborado por el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana, reveló que existen diferencias marcadas en los niveles de inversión pública entre las provincias y regiones que constituyen a la Argentina.
En el caso de la región pampeana, Córdoba y La Pampa son las provincias con mayor Inversión Real Directa (IRD) en los dos últimos años, con un 4% y un 4,5% del Producto Bruto Geográfico (PBG) en 2017, y un 4,4% y un 3,2% en 2018, respectivamente, pero que demuestran niveles muy bajos respecto a otras provincias y regiones como Santiago del Estero y Formosa, cuyos niveles rondan alrededor de un 13% del PBG. Otras provincias con alto nivel de IRD son San Juan y San Luis en Cuyo, Chaco y Misiones en NEA, y Catamarca en NOA.
Estos datos resultan alarmantes ya que la inversión pública es fundamental para el crecimiento económico, pues conduce a incrementar la cantidad y calidad de la infraestructura. Esto, a la vez, permite aumentar el desarrollo productivo de las empresas y mejorar la calidad de vida de la población.

Ultimo en el ranking.
La provincia de Buenos Aires, junto a Capital Federal, arrojaron los niveles más bajos, detalló el informe. En provincia, la inversión se ubico cerca del 1 por ciento del PBG. Por su parte, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) muestra una alta IRD cuando se mide en términos per cápita, pero no luce tan elevada cuando se lo hace en porcentaje del PBG, informó el Ieral.

Financiamiento.
«En el año 2017 las provincias financiaron su gasto de capital -obra pública, bienes de capital y gasto corriente-, en promedio, en un 37% con ahorro corriente, un 35% con endeudamiento, un 18% con transferencias discrecionales desde Nación, un 7% con el Fondo Federal Solidario y un 3% con recursos propios de capital», señaló el informe, que destacó que en el caso de La Pampa se financió el 97 por ciento de su gasto con ahorro corriente, sin acudir a créditos financieros.
En el otro extremo está Santa Cruz, que se endeudó para poder pagar el déficit corriente que afecta la economía de la provincia y, por ende, también utilizó para afrontar los gastos de capital.
«Entre las provincias más pobladas, la que financió en 2017 mayor proporción de su gasto de capital con ahorro corriente fue Córdoba (65%), seguida por CABA (56%), Santa Fe (48%), Buenos Aires (37%) y Mendoza (18%)», cerró el estudio de la Ieral.