“La propuesta debe ser debatida”

EL JEFE DE GABINETE DEFENDIO LA REFORMA IMPOSITIVA

El jefe de gabinete, Marcos Peña, fue cuestionado por los senadores por las reformas anunciadas. “Algunas afirmaciones son incorrectas, otras injustas y otras, irresponsables”, señaló Peña.
El jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña, defendió ayer la reforma impositiva que impulsa el Poder Ejecutivo y afirmó que “no hay ningún sector económico argentino que se vea afectado con las medidas” anunciadas por el presidente Mauricio Macri el lunes pasado, en el lanzamiento del plan de reformas que pondrá en marcha paulatinamente el Gobierno nacional.
Al brindar su cuarto informe del año ante el Senado, Peña expresó que “no debe haber temor y rechazo” ante la convocatoria de la administración de Cambiemos para discutir un plan de reformas, al reconocer que las propuestas pudieron haber generado “inquietud” en algunos sectores, y ratificó que el objetivo del presidente Macri es abrir un diálogo multisectorial “sin imposiciones”.
“Buscamos una agenda de unidad que no divida sino que busque celebrar los puntos en común y estamos convencidos, más allá de una campaña electoral, de que en muchos de estos acuerdos estamos mucho más cerca de lo que muchas veces se piensa”, declaró el funcionario.
Peña ratificó los tres ejes del plan de reformas anunciado por el presidente, vinculados a la responsabilidad fiscal, la calidad institucional y la creación de empleo, “con el objetivo de máxima de esta administración que es la reducción de la pobreza y las desigualdades”.
En ese marco, hizo hincapié en la necesidad de avanzar en las discusiones de los proyectos de ley que se enviarán al Congreso, con propuestas de reformas al sistema tributario, de jubilaciones y de reforma política.
Peña pidió puntualmente a los senadores que reaviven el debate sobre la reforma política, que fracasó en el Senado el año pasado, ante la falta de acuerdo con el peronismo.
“Pido que se pueda discutir la reforma política, que se dé tratamiento y que si hay necesidad de repensar propuestas que no se evite el debate”, sostuvo.
Dijo que el Gobierno nacional tiene “claro” que las propuestas de reforma “deben ser graduales”, ratificó que “no hay ningún sector económico argentino que se vea afectado con estas medidas” y aseguró que se favorecerá “el desarrollo y la creación de empleo”.

Críticas.
Peña también fue criticado por un sector del peronismo por los alcances de la reforma impositiva, puntualmente representantes de provincias productoras de vino y de electrónicos, como Mendoza, San Juan y Tierra del Fuego.
“Esta es una propuesta que deberá ser debatida en todos los ámbitos, consensuada y, luego, discutida en el Congreso”, aseguró Peña.
En ese sentido, rechazó la acusación de algunos senadores del Frente para la Victoria, como la del fueguino José Ojeda, quien acusó al Gobierno de intentar imponer las reformas impositivas sin consultar con ningún sector.
“Algunas afirmaciones son incorrectas, otras injustas y otras, irresponsables”, señaló Peña.
El jefe de Gabinete calificó como “rechazable el intento de plantear que esto es una imposición”, para luego asegurar que “la propuesta integral beneficia a todos los sectores”.
En cambio, la mendocina Anabel Fernández Sagasti y el sanjuanino Ruperto Godoy, también del FPV, reclamaron por el alza en los impuestos a los vinos.
“Creemos que todo puede ser enmarcado en un compromiso fiscal que dé un horizonte de previsibilidad. No buscamos desfinanciar a nadie. Partimos de la base de una búsqueda de equilibrio fiscal y de reducción de impuestos”, aseveró el funcionario nacional.
Asimismo, rechazó “absolutamente la idea de plantear que un tributo ponga en cuestión una tradición cultural y un valor estratégico como es el vino”.
Al finalizar la jornada, el jefe del bloque del Frente para la Victoria, Miguel Angel Pichetto, calificó como “trascendente” a “la voluntad expresada por el Presidente de buscar consensos con las fuerzas parlamentarias y los gobernadores en la cuestión federal”. (Télam)