Inicio El Pais La tragedia reabrió el debate sobre los controles médicos para correr

La tragedia reabrió el debate sobre los controles médicos para correr

La tragedia en la media maratón (21k) de Buenos Aires, la más famosa de América del Sur, reabrió el debate sobre los cuidados que deben tener los participantes.

Durante la competencia de este domingo, que contó con 20 mil runners de todo el mundo, murió el atleta santafesino Osvaldo Carrizo de 55 años en el kilómetro cuatro y otro participante, de 37 años, debió ser internado sin pulso de urgencia en el hospital Fernández con diagnóstico de shock cardiogénico.

Los organizadores dijeron que a cada uno de los participantes se les pidió un apto médico antes de iniciar la competencia: en cada carrera autorizada se solicita el apto y cada entrenador lo requiere a la hora de preparar a los corredores.

Pero en este caso algo fallo y el debate se reabrió.

Los críticos, especialistas y profesionales coincidieron que es muy importante no solo el apto médico sino también una buena preparación de los corredores como la alimentación, la hidratación, el entrenamiento, el descanso y los factores psicológicos.

Todo eso debe estar sumado a los recaudos médicos que debe tomar la organización.

«Muchos pacientes se largan a correr maratones sin estar preparados, pero no solo por el chequeo médico: lo hacen sin estar supervisados por un entrenador profesional», dijo a LA NACION, la médica cardióloga Natalia Zareba. Y amplió que en una carrera es muy importante el clima y la hidratación.

Justamente la hidratación es el factor más importante.

¿Qué quiere decir un control bien realizado?.
No existe en el país un protocolo exacto para autorizar a un corredor a competir, si bien generalmente se realizan un electrocardiograma, un ecodoppler color, una prueba de esfuerzo (ergometría) y un examen físico.

La médica dijo, no obstante, que estar apto cardiológicamente no significa estar bien entrenado para cumplir con la meta personal y la distancia elegida.

«Es hora que se tome conciencia que no es ponerse las zapatillas y salir a correr. La hidratación es fundamental, mal manejada puede desencadenar en un episodio cardíaco, debe compensar el sudor perdido y ser equilibrada, con bebida isotónica para mantener el aporte de sales», completó Zareba al informar que son cada vez más los certificados truchos obtenidos por los atletas para competir.