La actividad económica bajó un 0,2%

ALCANZO EL SEGUNDO MES CON RESULTADO NEGATIVO SEGUN INFORMO EL INDEC

La actividad económica registró en septiembre una baja del 0,2% respecto de igual período del año pasado y alcanzó el segundo mes con resultado negativo, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).
De acuerdo con las cifras del Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE), en septiembre respecto de agosto último la producción de bienes y servicios subió un 0,2%.
Con el dato de septiembre, el segundo mes interanual con datos negativos, la variación del Producto Interno Bruto (PIB), será también negativa.
Las cifras del EMAE adelantan el comportamiento mensual de la economía, y conforman la medición trimestral del PIB.
En la medición interanual, en julio, la economía mostró una leve variación positiva del 0,2%, que se revirtió en agosto con una baja del 1% y ahora en septiembre con un 0,2%, que adelantan un indicador negativo para el tercer trimestre del año.
El último trimestre del año estacionalmente disminuye el nivel de actividad por la desaceleración que suele tener el sector agrícola, momento en que pierden influencia las exportaciones agrícola.
Incidieron en el registro de septiembre que dos de los sectores más importantes, como lo son la industria, que ya lleva catorce meses de retroceso y la retracción en el consumo continúan mostrando importantes descensos interanuales.

Construcción.
La construcción, que en septiembre pasado mostró una recuperación del 3,2%, aun mantiene un nivel de actividad negativo del 1,2%, en los primeros nueve meses del año.

Brasil.
La situación de Brasil, el principal socio comercial de la Argentina, tampoco ayuda a superar la actual retracción económica, debido a las menores compras desde ese país, afectado por una devaluación de su moneda, que hará caer las compras en el tercer trimestre del año.
Agrava la situación que el sector financiero mostró en octubre, según consultoras privadas, su mayor baja en el año con un descenso de 9,2%, que conspira contra la mejora de la actividad.
Según un estudio de la consultora Orlando Ferreres y Asociados en octubre la actividad económica cayó 3,9% interanual, que agrava aún más el panorama para el tercer trimestre del año.

Inflación.
El presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, destacó ayer que hubo una “reducción de la inflación” que, si bien se ubica en niveles altos, muestra “una tendencia a la baja porque se fueron tomando medidas como la introducción del programa de Precios Cuidados”.
Los niveles mensuales de suba de precios -afirmó Vanoli en declaraciones a radio Nacional- están en torno de 1,2%, “claramente por debajo del verano”.
Instó luego a los dirigentes de la oposición a decir cómo combatirían el flagelo: “muchos piensan que hay que aplicar políticas de ajuste, despedir gente, achicar el Estado, subir la tasa de interés, aumentar impuestos”.
“No lo van a decir tan abiertamente en campaña electoral, pero si se analiza lo que hicieron en el pasado, la receta es ésta”, afirmó el titular del BCRA.
Vanoli se preguntó luego “¿qué es mejor, una inflación algo más alta en el marco de un salario real que crezca, o vivir en un país donde uno no sabe la tasa de inflación que tiene, pero con altos niveles de pobreza y desempleo?”.
“Muchos países por el hecho de tener una inflación baja aceptaron vivir con desempleo alto y una política de distribución del ingreso negativa”, consideró.
En la Argentina, en cambio, “el gobierno ha intentado cambiar esta lógica, lo cual implica enfrentamientos, porque muchos de los buitres internos han tratado que esta experiencia termine mal”, continuó Vanoli.

Naturaleza estructural.
El funcionario explicó que la teoría monetarista ortodoxa vincula la emisión de dinero al nivel de precios, en una relación de causalidad, pero eso no se verifica en países desarrollados como varios de Europa y Estados Unidos, e inclusive en desarrollo, “que han hecho fuertes emisiones de bonos y monetarias con una inflación muy baja”.
Vanoli relacionó el fenómeno inflacionario con “cuestiones de naturaleza estructural, como la puja distributiva”.
“Lo vimos en enero, después de la devaluación, cuando la respuesta de los sectores económicos concentrados fue aumentar los precios en el mismo nivel que el tipo de cambio, aunque sus costos no estuvieran vinculados en la misma proporción con la corrección cambiaria”. (Télam y NA)