La UCR rechazará el proyecto oficial

El presidente de la UCR, Mario Barletta, confirmó ayer que el radicalismo votará en contra del proyecto oficial para habilitar el voto voluntario a partir de los 16 años y que trabajará en una propuesta alternativa.
La máxima autoridad partidaria señaló que el tema fue impuesto de la “peor” manera por parte del oficialismo ya que es parte de una “maniobra electoral” para beneficiar al Gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en las próximas legislativas.
“Estamos de acuerdo en que haya un mayor involucramiento y en que aumenten los mecanismos de participación, pero vamos a presentar un proyecto alternativo”, señaló Barletta en declaraciones radiales.
El ex intendente de Santa Fe remarcó que la UCR “es el partido de los jóvenes”, pero denunció que “lo que pasa que ahora ponen de moda a jóvenes que empiezan su militancia arriba de un escritorio con cargos importantes”, en alusión a la agrupación kirchnerista La Cámpora.
“Lo que ha complejizado el debate es el brutal interés por parte del gobierno en plantearlo desde una lógica electoralista y no con debate serio que tenga que ver con al ampliación de los derechos. La participación democrática no termina ni empieza con el voto”, concluyó el santafesino.

Sanz.
Por su parte, el senador Ernesto Sanz ratificó que el rechazo a la iniciativa oficial será “la posición orgánica del partido”, aunque trabajará en un proyecto alternativo con el aporte de la juventud del radicalismo, que apuntará al “acceso integral de los jóvenes a sus derechos”.
“En el radicalismo creemos que hay temas mucho más importantes en la agenda que el voto a los 16 años. La agenda del país tiene que ver ahora con la economía y la cuestión social que está andando muy mal”, indicó Sanz a Noticias Argentinas.

Acto.
En este marco, la UCR realizará un importante acto el próximo viernes con sus principales dirigentes en La Plata para reclamar mayor federalismo, mientras que en octubre se desarrollará un Congreso partidario donde se definirá propuestas a la ciudadanía.
La postura de la UCR fue resuelta en una reunión de más de cinco horas en el Comité Nacional entre los principales referentes del partido.

Presion.
A pesar de las críticas al kirchnerismo, los jóvenes manifestaron su respaldo al voto de jóvenes de 16 y 17 años y metieron presión a las autoridades nacionales para no aparecer como el partido que se opone a una ampliación de derechos.
“Nos parece interesante que el radicalismo plantee un proyecto propio, siempre a favor de participación de los jóvenes. La idea es redoblar la apuesta y, aprovechando la oportunidad, establecer una agenda sobre la ampliación de los derechos de los jóvenes en un escenario de desempleo, en el que muchos chicos no estudian, y donde les resulta imposible pensar en adquirir una vivienda propia”, indicó a NA el presidente de La Cantera Popular, Lucio Lapeña. (NA)