Inicio El Pais Las "armas electrónicas no letales" saldrán a la calle

Las «armas electrónicas no letales» saldrán a la calle

LO DISPUSO EL GOBIERNO NACIONAL A TRAVES DE UNA RESOLUCION

El Gobierno aprobó ayer la utilización de «armas electrónicas no letales» por parte de las fuerzas policiales y de seguridad federales, con el fin de «abordar situaciones» en las que sea necesaria la utilización de la fuerza «sin el empleo de armas de fuego». En primer instancia, serán un total de 300 «taser», serán utilizadas por efectivos de las cuatro fuerzas de seguridad federales en terminales aeroportuarias, portuarias y estaciones de trenes.
A través de la Resolución 395/2019, publicado este martes en el Boletín Oficial, el Ministerio de Seguridad puso en funciones el «Reglamento general para el empleo de armas electrónicas por parte de los miembros de las fuerzas policiales y de Seguridad federales». El Gobierno destacó que con esta norma se «permitirá abordar situaciones operacionales en las que resulte necesaria la utilización de la fuerza sin el empleo de armas de fuego».
En ese sentido, remarcó que las armas electrónicas resultan «un medio intermedio para ejercer un uso racional y gradual de la fuerza ante situaciones de enfrentamientos con personas violentas o amenazantes», al tiempo que señaló que le brindan a las fuerzas «una opción táctica adicional en reemplazo de las armas de fuego».

«No son letales».
En el texto oficial, la cartera conducida por Patricia Bullrich hizo hincapié en que «la normativa y la doctrina internacional dan cuenta de los resultados obtenidos en los estudios médicos y técnicos realizados en prestigiosas universidades» concluyen que «el empleo de las armas electrónicas no tiene efectos letales sobre las personas».
Al respecto, el Gobierno indicó que este tipo de armas son empleadas por las fuerzas de seguridad de países como Alemania, Arabia Saudita, Australia, Canadá, España, Finlandia, Francia, Reino Unido, Suiza, Suecia, Chile, Colombia, Brasil y Bolivia.
Aunque se espera que la resolución sea criticada por organismos sociales y de derechos humanos, así como también por sectores de la oposición, el Poder Ejecutivo subrayó que distintos tribunales «han tenido la oportunidad de pronunciarse sobre la utilización de las armas electrónicas, expidiéndose sobre la legalidad de su empleo».
Finalmente, el Ministerio de Seguridad instruyó a las autoridades de las distintas fuerzas «a que procedan a la inmediata implementación de cursos de capacitación específica para el empleo de armas electrónicas no letales».

«Mejor calidad de vida».
La ministra Bullrich avaló la medida al hacer hincapié en que «utilizar un arma no letal siempre es mejor que utilizar un arma letal». «Hoy en día las fuerzas usan armas letales. Si tengo fuerzas de seguridad con armas letales como única arma, y lo que hago es darles un arma no letal, lo que hago es mejorar la calidad de vida de la gente», expresó en declaraciones a Radio con Vos.
Además, en diálogo posterior con el canal TN dijo que hay lugares en los que actúan las fuerzas federales donde el uso de las taser es más «recomendable».
«Si uno piensa en lugares donde accionen las fuerzas federales, hay lugares donde el uso de la taser es muy recomendable. Por ejemplo, en el Hospital Posadas, donde están los gendarmes y donde hay muchas veces situaciones de violencia y el uso de un arma no letal frente a una letal es adecuado», expresó.
También ubicó al armamento no letal en custodia de políticos o figuras importantes y en medio de multitudes, para evitar «daños colaterales».
Por su parte, el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, explicó lo que hace este tipo de armamento «es, a través de un impulso eléctrico, inhabilitar los músculos de la persona que durante un minuto y medio o dos que queda paralizada y de esa manera se lo arresta reduciendo el riesgo que conlleva la utilización de armas de fuego».
El funcionario detalló que este tipo de armas será utilizada por las cuatro fuerzas federales pero en principio lo harán las fuerzas apostadas en aeropuertos, estaciones de trenes, y lugares donde haya gran concurrencia de personas.
«Una de las grandes ventajas que tiene este arma, al contrario de las pistolas, es que no genera efectos sobre terceros o personas que no están involucradas en la acción», indicó. (NA)