Lázaro Báez presentó un escrito

El empresario Lázaro Báez guardó silencio ante el juez federal Sebastián Casanello y optó por entregar un escrito en el que otra vez rechazó los cargos en su contra, en una nueva declaración indagatoria por supuesto lavado de 60 millones de dólares en la llamada “ruta del dinero K”.
Báez fue trasladado desde la cárcel de Ezeiza hacia los tribunales federales de Retiro y, ya en el despacho de Casanello en el cuarto piso de Comodoro Py 2002, pidió la nulidad de su nueva citación a indagatoria, sostuvo que la prueba era “indefinida” y que no se describía la acusación en su contra, explicaron a Télam fuentes judiciales. También, reclamó que se aparte a la Unidad de Información Financiera (UIF) de la causa.
Báez entregó un escrito de unas 60 carillas en el que negó haber cometido maniobras de lavado de activos por 60 millones de dólares y, en referencia a información llegada desde Suiza sobre cuentas bancarias que tendrían como últimos beneficiarios a su familia, desconoció su validez como prueba.
También, sostuvo que los informes aportados por la Unidad de Información Financiera a la causa son “reportes de inteligencia” que no prevé la ley argentina, por lo cual no pueden usarse en su contra.
Báez fue trasladado ayer a primera hora de la mañana en un fuerte operativo de seguridad por parte del Servicio Penitenciario Federal y permaneció poco más de una hora en el despacho de Casanello, junto a su abogado Maximiliano Rusconi. (Télam)