Lijo rechazó apartarse de la causa

DENUNCIA DE NISMAN CONTRA CRISTINA FERNANDEZ

El juez federal Ariel Lijo rechazó ayer apartarse de la investigación contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y los demás acusados por supuesto encubrimiento del atentado a la AMIA, al denegar un pedido de inhibición hecho por su colega Claudio Bonadio, quien tramita una causa por supuesta “traición a la Patria”.
“Estas actuaciones se formaron con anterioridad -a través de la denuncia presentada por el Dr. Alberto Nisman, el 14 de enero de 2015-; su objeto procesal es más amplio -en función del tipo de maniobra, el tiempo, el modo y la cantidad de personas imputadas-“, argumentó Lijo al rechazar el planteo que pedía derivar el caso al juzgado de Bonadio, según una resolución judicial.
Además, remarcó que, desde que la Cámara Federal de Casación reabrió la causa por la denuncia y quedó a cargo de su juzgado, la investigación “se encuentra en un estadio avanzado de recolección de elementos probatorios”.
Bonadio había pedido quedarse con la pesquisa a raíz de dos denuncias recibidas en su juzgado con posterioridad por parte de dos abogados, vinculadas a los mismos delitos y en el marco de las cuales se ordenaron pruebas mientras se debatía sobre la apertura o no de la denuncia hecha por el ex titular de la Unidad Fiscal AMIA.
En ese momento, la causa estaba en el juzgado de Daniel Rafecas, quien desestimó la denuncia pero después de varias apelaciones, su decisión fue revocada por Casación, que lo apartó y por sorteo quedó nombrado Lijo.
Ahora este magistrado resolvió el pedido de Bonadio, quien en caso de no aceptar la decisión podrá ir a la Cámara Federal porteña para que se resuelva la cuestión.
Lijo investiga la existencia de un “plan destinado a dotar de impunidad a los imputados iraníes”.
(Télam)