Inicio El Pais "Los chicos no habían hecho nada"

«Los chicos no habían hecho nada»

SIETE POLICIAS FUERON DETENIDOS Y DOCE SERAN SEPARADOS DE SUS CARGOS

Siete policías de la Policía Bonaerense quedaron detenidos por la persecución y muerte de los cuatro jóvenes de San Miguel del Monte, según confirmó la Procuración General de Buenos Aires, mientras que otros dos efectivos eran buscados con orden de detención. Los primeros detenidos fueron el capitán Rubén Alberto García y el oficial de policía Leonardo Daniel Ecilape, quienes protagonizaron la persecución del Fiat 147 en el que viajaban las víctimas.
Además, el procurador Julio Conte Grand confirmó que la bala que se extrajo del glúteo de una de las víctimas mortales era calibre 9 milímetros, el mismo que utilizan los efectivos. «Un poquito de tranquilidad saber que se está haciendo justicia», dijo Yanina Zarzoso, mamá de Camila López, una de las cuatro víctimas. Los otros policías detenidos fueron el oficial subinspector José Alfredo Domínguez, el oficial subayudante Mariano Ibáñez y el oficial de policía Manuel Monreal.

«Uso abusivo».
Ayer, el fiscal general de La Plata, Héctor Bogliolo, confirmó que hubo un uso abusivo de las armas por parte de la fuerza de seguridad y que el auto en el que viajaban los jóvenes sería peritados por la Gendarmería. «Nosotros partimos de la base de que las víctimas son inocentes, los chicos no habían hecho nada y el móvil los perseguía», añadió Bogliolo. Los policías «dispararon contra el vehículo» en el que viajaban los cuatro adolescentes y un joven de 22 años, señaló el funcionario judicial.
Bogliolo consideró que el hecho «excede el ámbito del homicidio culposo» y adelantó que «hay muchísimas filmaciones en poder del fiscal y elementos suficientes como para poder reconstruir las circunstancias que rodearon a este hecho tan trágico». Según explicó, las filmaciones sobre lo que ocurrió dentro del vehículo muestran que los chicos «estaban muy contentos, estaban cantando y demás». «Evidentemente la policía dice que no respondieron a la voz de alto. Si eso hubiese ocurrido, los chicos no creo que hayan escuchado ninguna voz de alto», agregó

Velatorios.
Ayer, en San Miguel del Monte, se realizaron los velatorios de tres de los cuatro jóvenes fallecidos. Luego de las 14, las familias de las víctimas, acompañadas por distintos sectores de la comunidad local, realizaron una marcha en reclamo de justicia desde el lugar del choque hasta la comisaría local. La cuarta adolescente, en tanto, continúa internada en el hospital El Cruce, de Florencia Varela, y pelea por su vida.

Dolor.
Zarzoso reconstruyó con dolor los últimos pasos de su hija. «Ella me había pedido que su amiga Rocío, que es la que está luchando por su vida, se quede en mi casa», relató la mujer, que había salido de trabajar a las 21. «Tipo 10 y pico Camila se levanta de la cama porque me dice ‘Llegó Rocío’. Escucho que sale, escucho que entran a las carcajadas. Se quedan en la cocina de mi casa, las sigo escuchando. Las escucho todo el tiempo porque mi casa es muy chiquita y escucho cómo hablan, cómo se ríen», recordó.
«Me dormí, chicos, me dormí. Estaba cansada y estaba tranquila porque mi hija estaba en mi casa. No te puedo decir en qué momento salió pero lo que sí te puedo decir es que no tenía pensado irse porque Camila generalmente me pide permiso para irse. No sé qué travesura de chicos hicieron», lamentó.

Ritondo.
El ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, ratificó que la policía disparó durante la persecución. Confirmó que la bala encontrada en el cuerpo de una de las víctimas es «compatible con una 9 milímetros», utilizada por los uniformados, y sostuvo que «el procedimiento estuvo mal hecho».
Detalló que «vamos a separar a doce agentes. Un comisario general, el jefe departamental de San Vicente, el segundo jefe, el jefe de la policía Comunal, cinco policías más, y los tres de ayer». (Págna12.com)