Macri anunció que las FF.AA. volverán a la represión interna

LA DEMOCRACIA RECUPERADA CONSENSUO EN LOS 80 UNA LEY QUE LO PROHIBIA

El presidente Mauricio Macri anunció ayer un cambio en política de defensa nacional, que incluye “colaboración” de efectivos de las tres Fuerzas Armadas en tareas de “seguridad interior” y su participación “en la custodia y protección de los objetivos estratégicos”.
En un acto en Campo de Mayo junto al ministro de Defensa, Oscar Aguad, el jefe de Estado afirmó que “es importante” que las fuerzas militares “puedan colaborar con la seguridad interior, principalmente brindando apoyo logístico en la zona de frontera, interviniendo frente a la prevención de eventos de carácter estratégicos”.
Si bien el Poder Ejecutivo no adelantó cuáles serán esos puntos de interés para la defensa nacional, trascendió que podrían incluir activos valiosos para el desarrollo, como reservas de recursos naturales, termoeléctricas, represas y edificios del Estado de carácter sensible.
Macri dijo que también “es clave” que las Fuerzas Armadas “puedan apoyar la política exterior, contribuyendo a la integración al mundo con mayor presencia en operaciones de paz de las Naciones Unidas, promoviendo la cooperación y sosteniendo nuestra presencia en la Antártida”.
“Tenemos un sistema de defensa desactualizado producto de años de desinversión”, precisó el mandatario, quien lamentó que el país sigue “con un despliegue territorial para amenazas antiguas”.
Además, consideró que “las fuerzas necesitan contar con salarios adecuados y un servicio de salud de calidad para ellos y su familia”.
El jefe de Estado lanzó la reforma militar en una ceremonia con la presencia del ministro del área y del jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, teniente general Bari del Valle Sosa, junto a los jefes de Estado Mayor del Ejército, Armada y Fuerza Aérea.
La medida consiste en modificar el Decreto 727 emitido en 2006 sobre la reglamentación de la Ley de Defensa, contemplando la intervención de las FF.AA. ante “agresiones de origen externo” y no restringirla sólo a “amenazas estatales” externas.
También actualiza la visión del contexto internacional, ratificando el compromiso del Gobierno de cooperar para fortalecer la paz y la seguridad mundial, informó Presidencia.
En cuanto al conflicto por Malvinas, manifiesta que la Argentina mantiene su reclamo de soberanía y que la mejora en la relación con el Reino Unido contribuye al logro de este objetivo.

Cuestionamientos.
Dirigentes de distintos espacios de la oposición cuestionaron la decisión del Gobierno de habilitar a las Fuerzas Armadas a realizar tareas de “seguridad interior” y reclamaron que se discuta ese cambio en el Congreso.
El bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria consideró como una “degradación de la democracia y el estado de derecho” el cambio en la política de defensa anunciada por el presidente Mauricio Macri, al tiempo que reclamó que el tema sea debatido en el Congreso.
“Desde 1983 es una política de Estado separar la defensa nacional de la seguridad interior. Involucrar a las Fuerzas Armadas en asuntos de narcotráfico es ilegal y en países como México, Colombia y Brasil fracasó, lo que generó una revisión de esa decisión”, advirtió el bloque opositor.
En un comunicado, los diputados kirchneristas indicaron que “entrometer a las Fuerzas Armadas en seguridad interior exige la modificación de tres leyes piramidales de la Democracia argentina: Defensa, Seguridad Interior e Inteligencia. Sin ello sería ilegal”.
“Por lo tanto, solicitamos que el debate pase por el Congreso de la Nación”, subrayaron los legisladores de la oposición. Además, indicaron: “Estados Unidos mantiene la diferencia de roles y separación entre defensa y seguridad”.
“Como en tantas otras cosas, Macri atrasa o busca distraer a la ciudadanía con cuestiones ineficaces e ilegales”, puntualizaron los diputados.
En particular, el jefe del bloque kirchnerista, Agustín Rossi, destacó que ni siquiera Estados Unidos aplica la doctrina que ahora impulsa el Gobierno, ya que ese país “mantiene la diferencia de roles y separación entre Defensa y Seguridad”.
“Como en tantas otras cosas, Macri atrasa y busca distraer a la ciudadanía con cuestiones ineficaces e ilegales, apuntó en Twitter el ex ministro de Defensa, que agregó: “Casualmente cuando recrudece la crisis social por el ajuste y el pacto con el FMI, Macri apela a la demagogia punitiva y continúa su degradación de la democracia y el estado de derecho”.
(NA)

Ejército será una fuerza disuasiva
El ministro de Defensa, Oscar Aguad, confirmó ayer que el Ejército actuará como “fuerza disuasiva” en los pequeños poblados de frontera para que “no haya peligro de que puedan instalarse grupos vinculados al narcotráfico y también grupos terroristas”.
Aguad indicó que se creará una “fuerza de despliegue rápido con 10 mil hombres”, al tiempo que planteó que “no hace falta” que la iniciativa anunciada el lunes por el presidente Mauricio Macri pase por el Congreso de la Nación.
En declaraciones a los canales de televisión C5N y Todo Noticias (TN), el ministro dijo que está “trabajando en un equipamiento más liviano, más ligero que el anterior”.
“Los soldados que van a ir a la frontera en poco tiempo van a contar con el equipamiento personal que van a necesitar en el Norte del país”, dijo.
El funcionario sostuvo, además, que “no hace falta” que estas modificaciones “pasen por el Congreso Nacional porque está vigente la Ley de Defensa”.
“El Presidente tiene dos atributos personales: la defensa y la política exterior. Haciendo uso de uno de esos atributos es que reformula el rol de la defensa o del instrumento militar en la defensa”, señaló. (NA)

“Terribles consecuencias”
El secretario de Derechos Humanos de La Pampa, Antonio Curciarello, rechazó ayer la decisión tomada por el gobierno nacional, encabezado por el presidente Mauricio Macri, para permitir que las Fuerzas Armadas intervengan en seguridad interior, y planteó la necesidad de que la medida sea debatida por el Congreso de la Nación.
“En primer lugar la discusión de este tema que es central para el país no puede hacerse por decreto, sino por ley para que el parlamento discuta como ámbito federal que es. Macri saca un decreto, que ni siquiera es DNU, lo que llevaría a que el Congreso deba ratificarlo y así debatirlo”, manifestó el funcionario.
En segundo lugar, advirtió, “no estamos de acuerdo con la decisión adoptada, por un lado por los antecedentes de nuestro país en cuanto a la seguridad interior en manos de las Fuerzas Armadas y la violación sistemática de los derechos humanos. Y por otro, porque los países que tomaron decisiones similares, como México y Colombia, han fracasado con las terribles consecuencias que tuvieron en materia de violencia institucional”.
Siguiendo en esa línea, el secretario sostuvo que “Macri anuncia que las FFAA pueden colaborar, pero colaborar es intervenir y eso está prohibido por ley” y destacó que el anuncio del presidente “rompe con una política de Estado sostenida por todos los gobiernos democráticos desde el año 1983”.
Agregó que Raúl Alfonsín “dio marcha a esta política y el propio gobierno del que hoy forma parte el propio radicalismo, la elimina”, señalando que “la mejor manera de combatir la inseguridad es bajando la pobreza, el desempleo y dándole posibilidades de prosperar a la sociedad. Precisamente todo lo que hoy no ocurre”.
La medida adoptada por el presidente Macri, que realizó el anuncio ayer durante un acto en Campo de Mayo -un ex centro clandestino de detención-, fue rechazada desde distintos ámbitos. Los organismos de Derechos Humanos cuestionaron la decisión que otorga mayor intervención a los militares en temas de seguridad interior.
Una de las entidades que criticó la decisión fue el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) resaltando que “las Fuerzas Armadas tienen prohibido intervenir en temas de seguridad interior. Este nuevo paradigma de las nuevas amenazas construye enemigos internos y aumenta la violencia. Involucrar a las Fuerzas Armadas en seguridad interior pone en riesgo su gobierno civil y los derechos humanos”.
Además, la reconocida organización planteó la necesidad de repudiar la reforma propuesta por el gobierno de Cambiemos, bajo el fundamento de la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico, y defender “la estricta separación” entre defensa y seguridad interior.