Macri aumentó los sueldos de su Gabinete

UNOS 300 FUNCIONARIOS DE ALTO RANGO TENDRAN UN INCREMENTO SALARIAL DEL 25 POR CIENTO

Cuando caía el sol en el último día hábil del año, Mauricio Macri firmó desde su descanso en Villa La Angostura el descongelamiento de los sueldos de los altos funcionarios del Estado, haberes que casi no recibieron aumentos durante el 2018 como un gesto de austeridad de Cambiemos.
Tal como anticipó el portal Infobae, en Casa Rosada tomaba forma desde hace varios días la posibilidad de volver a habilitar los aumentos para los sueldos de ministros, secretarios y subsecretarios, que llevan un año sin modificaciones a pesar de una inflación que podría terminar cerca del 48% en 2018.
“Lo de congelar los sueldos fue solo un gesto. Son algo más de 300 personas y no es un factor que cambie los números del gasto público”, justificó un funcionario en diálogo con LA NACION.
El viernes, a última hora, Macri rubricó la resolución que “saca del freezer” a los salarios de los funcionarios, incluido el del propio Presidente. Así lo confirmó un alto funcionario a este medio. El jefe de Estado utilizó la firma electrónica, que le permite suscribir resoluciones mientras descansa con su familia en el country patagónico de Cumelén.
El Gobierno había anunciado que la alta administración pública no percibiría más aumentos en enero de 2018, como un gesto de austeridad en un año que se preveía de difícil negociación con los sindicatos.
Históricamente, por uso y costumbre, los sueldos de los altos funcionarios crecieron al compás de la paritaria de los empleados estatales.
Este año, los gremios de los empleados del Estado, UPCN y ATE, cerraron una paritaria del 25% (20% en enero y un 5% en febrero), pero aún tienen prevista una revisión en febrero que podría sumar algunos puntos más.
Los sueldos de la alta administración pública, sin embargo, recién recibirán las actualizaciones del año entrante.
En Casa Rosada aún no confirmaron como funcionará la “paritaria” de los ministros. Mientras que algunos estimaban que se volverá a un esquema donde la paritaria de los empleados públicos impacta directamente en los sueldos de los altos funcionarios, otros estimaban que se utilizará una fórmula menos beneficiosa. La decisión es delicada en un año electoral.

El salario presidencial
A pesar del congelamiento de su salario, de acuerdo a los datos públicos que publica el Gobierno, Macri percibió un pequeño incremento en la primera mitad del 2018.
En enero el salario presidencial ascendía a $208.207 brutos. Para marzo esa cifra ascendió a $210.242 y para mayo, a $214.444. Un 3% de aumento.
Con los descuentos correspondientes, entonces, Macri cobró cerca de $ 130.000 en mano. La mayor deducción se la llevó el impuesto a las Ganancias.
El sueldo de la vicepresidenta Gabriela Michetti comenzó este año en $192.783 en bruto y para mayo -ultima actualización de la información oficial- ascendía a $198.559.
Los ministros, en tanto, comenzaron el año con $183.500 (sin los descuentos). De acuerdo con la información del sitio de datos abiertos del Estado, las excepciones las constituyen el canciller Jorge Faurie (que percibe $350.000 como personal del Servicio Exterio de la Nación) y el titular de Defensa, Oscar Aguad (que recibe un plus por desarraigo).
Varios de los ministros a partir de septiembre fueron degradados a secretarios y vieron caer sus salarios. La alta dirección pública no entró en el régimen de bonos por presentismo o desempeño. (La Nación)