Macri firmaría decreto en los próximos días

BONO: BORRADOR PIDE A LAS EMPRESAS AVISAR ANTES DE REALIZAR DESPIDOS

El decreto que firmaría el presidente Mauricio Macri en los próximos días para el pago de un bono de 5.000 pesos a trabajadores del sector privado ordena también a las empresas avisar el Gobierno diez días antes de despedir empleados.
Así se lee en el texto que el Gobierno le entregó a la Confederación General del Trabajo (CGT) y por lo que la central obrera decidió frenar la huelga general que tenía previsto hacer en la última semana de este mes.
“Establécese hasta el 31 de marzo de 2019 un procedimiento por el cual los empleadores, antes de disponer despidos sin justa causa, deberán comunicar la decisión al Ministerio de Producción y Trabajo con una anticipación no menor a diez días hábiles de hacerla efectiva”, dice el borrador del decreto que estuvo circulando en los últimos días.
Este texto ya cuenta con el aval de la CGT, pero no así con el respaldo de la Unión Industrial Argentina (UIA) y otras cámaras empresariales, las que aseguran que no tienen margen de maniobra para pagar el bono que pide el Gobierno.
No obstante, la central obrera espera que la Casa Rosada termine en las próximas horas de convencer a los empresarios de aceptar la medida y que Macri firme la normativa este lunes.
El documento confirma que el bono es por 5.000 pesos en dos cuotas que serán pagadas en parte iguales con los salarios de noviembre y de enero, aunque deja abierta la posibilidad de negociar empresa por empresa otro mecanismo, en acuerdo con el sindicato del sector.
Según datos de la Fundación Mediterránea, esos 5.000 pesos extra equivalen al 26% de un salario mensual en la construcción; un 9,9% en el caso de los bancarios; un 14,5% en camioneros; un 16,8% en el sector de alimentación y un 18,5% en empleados de comercio.
“Las partes signatarias de los convenios colectivos de trabajo, representantes de los trabajadores y empleadores, podrán adecuar la implementación de lo dispuesto en el presente decreto en materia de plazos y montos para aquellas actividades o sectores que se encuentren especialmente en crisis o en declinación productiva”, dice el artículo tercero.
El borrador explicita que aquellos acuerdos salariales que ya fueron cerrados a lo largo del año y hayan pactado una revisión “podrán compensar el aumento” con la suma total del plus salarial, salvo que las empresas y los gremios acuerden “expresamente” su no absorción.
Además, dispone que las empresas que ya otorgaron “unilateralmente” otros incrementos sobre las subas salariales “podrán compensarlos” con la suma total del bono.
Y el texto también destaca que aquellos el bono de 5.000 pesos adquirirá carácter no remunerativo.

CGT.
No obstante, la CGT aclaró que el gremio mayoritario del sector estatal, UPCN, negociará con el Gobierno un bono similar al que se implementará por decreto para trabajadores privados.
Por su parte, los sectores más “combativos” de la CGT, alejados de la conducción de la central, continuaron el viernes criticando la negociación por el bono y tras los dichos de Pablo Moyano y Hugo Yasky, se sumó el jefe del Smata, Ricardo Pignanelli.
“El bono es una medida, pero es por única vez y no alcanza a los jubilados ni los maestros”, lamento el titular del gremio de mecánicos, quien planteó además que “la necesidad de la gente tiene un límite”.
En declaraciones a El Destape Radio, Pignanelli señaló que “si gana Cambiemos el año que viene es porque la sociedad no entendió el camino del Gobierno”.

Una ayuda económica insuficiente
El bono para compensar lo perdido frente a la inflación por los salarios en 2018 debería superar los 75 mil pesos, ya que el ingreso promedio de los trabajadores argentinos es de 19.734 pesos, de acuerdo con un informe difundido ayer por Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas.
Según ese trabajo, el salario promedio de la economía argentina, considerando todo el universo de trabajadores, asciende a 19.734,8 pesos: por ende, el bono necesario para compensar lo perdido en el 2018, debiera ascender a 75.186,2 pesos.
“La propuesta del Gobierno y la CGT representa apenas el 6,6% de lo que debieran recibir los trabajadores para recuperar lo perdido en un 2018 que, en la práctica, ha producido una caída del poder adquisitivo similar a la de 2002”, enfatizó la entidad que preside el economista Claudio Lozano.
Y advirtió que el Gobierno “pretende con un bono miserable, restringido y truchón, evitar un paro nacional y posponer la reapertura de las paritarias”.
El informe detalló que dada la pérdida acumulada en el curso de este año por los trabajadores privados y registrados, el bono debiera equivaler a casi dos veces y media sus salarios (2,38). (NA)