Macri fue recibido con protestas

EL PRESIDENTE ESTUVO EN LAS PROVINCIAS DE MENDOZA Y LA RIOJA

En medio de fuertes operativos de seguridad, el presidente Mauricio Macri fue recibido ayer en las provincias de Mendoza, primero, y La Rioja, después, con protestas de empleados estatales y de grupos ambientalistas en contra de la megaminería.
Con 400 efectivos de la Policía de Mendoza afectados al operativo para custodiar al mandatario, el Cerro de la Gloria fue el centro del acto que encabezó el jefe de Estado en homenaje al general José de San Martín, a 166 años de su fallecimiento.
En los portones de ingreso al parque se ubicó un grupo de 200 manifestantes, que no pudo mostrarle directamente su descontento al líder del PRO porque el helicóptero no aterrizó cerca y fue trasladado por un camino que evitó la protesta.
Sin embargo, los integrantes del Sindicato de Trabajadores Estatales Autoconvocados realizaron una suelta de globos negros para “repudiar al responsable del ajuste, el tarifazo y los despidos”.
“En Mendoza, la intersindical declaró a Mauricio Macri como persona no grata. La visita del Presidente estuvo acompañada de un fuerte operativo policial y custodia. El Ejecutivo censura, no está dispuesto a escuchar a los trabajadores y sigue tomando medidas indiscriminadas de ajuste y represión”, sostuvieron representantes del gremio SITEA en un comunicado de prensa.
A pesar de la presencia de los manifestantes en la cercanía del Cerro de la Gloria, no se produjeron incidentes entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad cuyanas.

Más protestas.
Más tarde, en la provincia de La Rioja hubo protestas de agrupaciones de izquierda y asambleas ciudadanas que denunciaron al líder del PRO como un “continuador de la política de entrega y saqueo de los bienes comunes” a través de la minería.
“Busca convertir a La Rioja en otro desastre megaminero como ocurre hoy en las provincias de San Juan y Catamarca con sus cinco ríos contaminados y sus altos índices de cáncer”, denunció la Asamblea Rioja Capital.
También hubo una treintena de empleados municipales, que expresaron reclamos salariales, pero -al igual que en su paso por la provincia de Mendoza- hubo un amplio operativo de seguridad que incluyó efectivos de la Gendarmería Nacional y unos 400 efectivos de la Policía de La Rioja.
En tanto, el gobernador riojano, Sergio Casas, afirmó que cuando viene un presidente a la provincia “es para inaugurar grandes obras y emprendimientos de envergadura que representan políticas de Estado”.
“Una política de Estado es lo que estamos haciendo hoy al poner en marcha este Centro de Primera Infancia. Esto marca un hito para las instituciones de Argentina porque es autosustentable, y fundamentalmente porque brindará protección, amparo y la continuidad que los niños necesitan”, remarcó el mandatario.
También estuvieron presentes en la inauguración, los ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio y el de Defensa, Julio Martínez. (Télam-NA)