“Macri nos ha ofendido profundamente”

CARLOTTO CONSIDERO QUE "ES UNA IRRESPONSABILIDAD" QUE EL PRESIDENTE NO HABLE DE LA DICTADURA MILITAR

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, consideró ayer que “es una irresponsabilidad” que el presidente Mauricio Macri “no quiera hablar” de la última dictadura militar.
“Nos duele, nos molesta, nos preocupa, pero seguimos buscando nietos. El tema del Presidente no nos llama la atención. Nos preocupa, nos indigna, nos ofende”, sostuvo la referente de los derechos humanos.
En diálogo con Radio 10, Carlotto afirmó que “que no quiera hablar del tema es una irresponsabilidad de un Gobierno, porque el tema existe, es vigente, no es pasado”.
“No se puede hablar de guerra sucia. Acá no hubo una guerra, ni sucia ni limpia. Acá hubo terrorismo de Estado, víctimas”, resaltó.

Desaparecidos.
Asimismo, la presidenta de la entidad agregó que se sienten “ofendidas profundamente” sobre la cifra de los desaparecidos, en alusión a las declaraciones “dolorosas y desacertadas” del mandatario.
“Hubo una dictadura feroz, se robaron chicos. El no se preocupa por esos niños, nuestros nietos”, añadió.
“Yo no sé si hay oídos sordos o una decisión política e ideológica de confundir a la sociedad con estas palabras del Presidente, donde de una manera muy trivial él dice muro, cuando en realidad es el Espacio de la Memoria, hecho a la vera del Río de la Plata, es un lugar de reflexión, de respeto, no es un muro frío -añadió-. Allí está el nombre de aquel hijo o hija que no volvió y que como todavía no se tienen sus restos, se va ahí a tocar el muro como un lugar de la oración y del rencuentro. ¿Cómo puede ofender así, de esta manera?”
Además, recordó que durante los últimos 12 años, en los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner “recibimos respuestas concretas, reparaciones y respeto. Conseguimos un avance tremendo para poder llegar a la verdad lo antes posible”.

Bonafini.
Por otra parte, Estela de Carlotto se refirió a las palabras de su par de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, quien pidió que a Macri “le vaya mal” y le tenga “miedo”.
“Las expresiones de la señora Bonafini son propias de ella. No me hago cargo, nosotros no manejamos un lenguaje especial que maneja ella. Nosotros no tenemos el deseo de que le vaya mal, porque nos va a ir mal a todos. Hay que respetar el voto, pero hay que criticar de una manera constructiva”, concluyó.

Justicia Legítima.
La camarista penal María Laura Garridos de Rébori, jefa de la agrupación Justicia Legítima,
cuestionó ayer a Macri y consideró que “hablar de guerra sucia es como retroceder 30 años”.
“Parece una afrenta”, señaló la magistrada con relación a las declaraciones de Macri en un sitio de noticias de Estados Unidos.
En este marco, Garridos de Rébori aseguró que la documentación demuestra que “el número fue cercano a los 30 mil”, y lamentó la postura de Macri de “discutir semejante cosa con lo que han sido esas aberraciones”.
La magistrada, además, consideró como “anormal” el encuentro entre el Jefe de Estado y el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, que tuvo lugar a mediados de julio y en medio de la discusión judicial por los incrementos dispuestos por el Ejecutivo en las tarifas de los servicios públicos.

Clara Anahí Mariani.
La Asociación Anahí celebró ayer, con un show musical en vivo y la suelta de 40 globos -uno por cada año de vida- el cumpleaños de Clara Anahí Mariani, apropiada por la última dictadura militar cuando tenía tres meses de vida y que aún no pudo ser encontrada por sus familiares.
El acto se llevó a cabo frente a la Casa Mariani-Teruggi, ubicada en la calle 30 Nº 1134 entre 55 y 56, de La Plata, donde el 24 de noviembre de 1976 la beba fue robada por fuerzas policiales y militares tras matar a su madre, Diana Teruggi, y otros jóvenes militantes que se hallaban con ella.
Su papá, Daniel Enrique Mariani, fue asesinado el 1 de agosto de 1977, también en la ciudad de La Plata.

Piden declarar la emergencia judicial.
Abogados de todo el país, que representan a querellas particulares y a organizaciones de derechos humanos en juicios de lesa humanidad, pidieron que se declare “el Estado de emergencia judicial” en causas en la que se investigan esos crímenes.
El pedido quedó plasmado en el documento final de las IV Jornadas de abogados querellantes en causas por delitos de lesa humanidad que se llevaron a cabo en el Auditorio de Abuelas de Plaza de Mayo, en el predio de la ex Esma, y fueron declaradas de “interés institucional” por la Procuración General de la Nación.
Los letrados reclamaron que “se dispongan todos los mecanismos legales, procesales y administrativos que garanticen que estos juicios cumplan con el principio de continuidad, justicia pronta y activa”.
Además, advirtieron que denunciarán “en los ámbitos internacionales las prácticas políticas negacionistas del Gobierno Nacional y los intentos de materializar la impunidad, en connivencia con jueces y funcionarios del Poder Judicial”.

Corte Suprema.
Además solicitaron “una urgente reunión a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, a la Cámara Federal de Casación Penal y al Consejo de la Magistratura, para exigir un diagnóstico exhaustivo del estado de situación de los procesos en todo el país y requerir la puesta en marcha de mecanismos que apunten a la aceleración de los juicios por crímenes de lesa humanidad”.
El encuentro, que contó con la asistencia de fiscales de diferentes jurisdicciones y funcionarios de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad, culminó ayer con una conferencia de prensa en la que difundieron el comunicado en el que pidieron que “la Memoria, la Verdad y la Justicia sigan siendo política de Estado”.
También repudiaron “enérgicamente la persecución política, el hostigamiento y criminalización que se viene produciendo en este tiempo contra los trabajadores y luchadores sociales” y citaron los casos de Hebe de Bonafini y de Milagro Sala, a quien definieron como “una presa política de los gobiernos de (Gerardo) Morales y (Mauricio) Macri, cuyas condiciones de detención se han visto seriamente agravadas por estas horas”.
“Creemos firmemente que estos hechos contrarían el Estado de Derecho y dañan a la Democracia que tanto nos costaran recuperar”, remarcaron. (Télam)