Macri defendió las medidas aplicadas

"LA REACTIVACION DE LAS ECONOMICAS REGIONALES CONVERTIRAN AL PAIS EN EL SUPERMERCADO DEL MUNDO"

El presidente definió al campo como “el gran motor que tiene el país”, al tiempo que lamentó los “conflictos innecesarios, inútiles” que se dieron entre el sector agrario y los gobiernos kirchneristas.
El presidente Mauricio Macri defendió ayer las medidas económicas aplicadas durante su primera semana de gestión, se mostró esperanzado en la reactivación de las economías regionales y del sector agroindustrial, al que calificó como “un gran motor” del país.
El primer mandatario encabezó un encuentro con productores rurales en un establecimiento agrícola ubicado a 20 kilómetros de Curuzú Cuatiá, en la provincia de Corrientes, donde estuvo acompañado por el gobernador Ricardo Colombi (UCR) y por los ministros de Agroindustria, Ricardo Buryaile, y de Interior, Rogelio Frigerio.
Asimismo, concurrieron el Secretario General de la Presidencia, Fernando de Andreis; el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó; y el senador entrerriano Alfredo De Angeli, entre otros legisladores e intendentes de diversas localidades correntinas.
En ese contexto, Macri dijo que Argentina debe dejar de ser “el granero del mundo y pasar a ser el supermercado del mundo”, y señaló la necesidad de dar “valor agregado” a lo producido en las distintas regiones del país.
Pidió, además, dejar atrás los “conflictos” que se generaron entre el pasado gobierno y el sector agrícola y sostuvo que “llegó la hora” de conformar “un gran equipo” para que “no haya un argentino que quede en la exclusión, en la pobreza”.
“Todas las reformas y los anuncios que hicimos en los últimos días tienen que ver con que nos preocupa, empezando por el pequeño productor, el trabajador, que haya oportunidades de trabajo y podamos poblar equilibradamente nuestro querido país de la mano del desarrollo del campo”, dijo Macri.
Como ejemplo, afirmó que su intención es “que cada correntino que haya abandonado la provincia por falta de trabajo pueda volver”.
“Para eso es tan importante que al esfuerzo que ponen los trabajadores rurales, el mismo compromiso esté por parte de los empresarios y de los grandes productores porque de la mano de este tipo de inversión es que vamos a poder agregar valor y generar mejores trabajos”, puntualizó el jefe de Estado.
“Llegó la hora en la cual todos seamos un gran equipo: presidente, gobernadores, intendentes, todos juntos trabajando para que la Argentina vuelva a crecer”, reiteró.

Sin trabas.
El ministro del Interior Rogelio Frigerio dijo a la prensa que “el campo es un motor de la Argentina” y agregó: “Lógicamente primero tuvimos que liberarle la sala y ahora resta que crezca y que ayude a la integración social en la lucha contra el hambre y la pobreza”.
Su par de Agroindustria, Ricardo Buryaile indicó que “ser el granero del mundo es exportar materia prima y aportando valor agregado entendemos que estamos generando empleo para los argentinos, que es lo que nos hace falta”.
Precisó además que “las primeras medidas sin dudas van a permitir ganar mercados internacionales y hoy muchos productores están complicados por eso”.
Afirmó además que “regresará a la Oncaa (Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario)” y que “desaparecen las ROE (Registro de Operaciones de Exportación) por lo que no habrá más trabas para exportar”.
“Nuestra intención es que el INTA sea un organismo técnico para que haya extensión con los productores y no partidizar ni generar distorsiones políticas”, especificó.
Por otro lado, el ministro afirmó que “para garantizar que haya abastecimiento, precio adecuado y que el productor argentino pueda producir más, se analiza la posibilidad de importar carne de Uruguay”.
“Lo planteé puntualmente en el caso de la carne, un producto que en este momento por estacionalidad, circunstancias de oferta y por la fecha hay una alta demanda de costillas”, destacó Buryaile y puntualizó que “Uruguay es un país que exporta mucho y tiene un excedente”. (Télam)