Madre e hija muertas

Una maestra y su hija fueron encontradas ayer muertas luego de que el ex concubino de la primera de ellas las tomó de rehenes en una casa de la localidad bonaerense de San Martín, donde previamente baleó al novio de la otra víctima, informaron fuentes judiciales y policiales.
El hallazgo de los cuerpos se produjo minutos después de las 19, cuando la Policía irrumpió en la vivienda y detuvo al acusado, que había permanecido más de cinco horas atrincherado en el lugar.
Fuentes policiales y judiciales informaron a Télam que el hecho se inició alrededor de las 13.30 en una casa situada en Sarmiento al 5000, de San Martín, en el noroeste del conurbano, donde residía Silvana, de unos 50 años y que trabajaba como maestra en una escuela de la zona.
De acuerdo a los primeros testimonios de los vecinos, el ex concubino de Silvana llegó al lugar y en la puerta baleó a Emanuel, novio de Valeria, una de las hijas de la mujer y que ya no vivía junto a su madre.
“Él (por el hombre armado) quería entrar (a la casa) por la fuerza y Silvana no lo dejaba entrar. Entonces la metió a Valeria adentro, salió y a sangre fría le pegó un tiro a Emanuel en la panza”, explicó el joven, que sostuvo que el acusado, de nombre Pablo, es un hombre “adicto” y “muy violento” que estaba “exaltado” y “molestaba” a su tía. De hecho, Lucas aseguró que había “denuncias” por los supuestos maltratos del imputado hacia su ex concubina.

Atrincherado.
Según las fuentes, ante la llegada de la Policía, el acusado efectuó tres disparos hacia los efectivos -que no sufrieron lesiones- y se atrincheró en la casa donde se encontraban su ex pareja y su hijastra.
Ante esa situación, efectivos de la Jefatura Departamental San Martín y del Grupo Halcón rodearon la vivienda y comenzaron una negociación con el imputado para que depusiera su actitud.
En el lugar también estuvo presente personal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 del Departamento Judicial San Martín, a cargo de la causa.
“El hombre decía que se quería entregar, que se quería ir en un auto y que no le hicieran nada”, explicó a Télam una fuente judicial con acceso al expediente.
Finalmente, la Policía irrumpió en la vivienda tras detonar unas bombas de estruendo y detuvo al sospechoso, tras lo cual halló los cadáveres de Silvana y su hija, señalaron los voceros. (Télam)