Malvinas: el plan secreto de EE.UU.

REVELAN QUE DURANTE LA GUERRA HUBO UNA PROPUESTA PARA DEVOLVER LAS ISLAS A ARGENTINA

La CIA delineó, luego del inicio de la guerra de Malvinas, en 1982, un plan secreto destinado a entregar las islas a Argentina, y ofrecerles a sus habitantes trasladarse a Escocia o convertirse en ciudadanos argentinos, según revela un documento desclasificado del organismo estadounidense.
El plan de Estados Unidos preveía un plazo de tres años para que los habitantes de las Islas Malvinas optaran por “permanecer en las Islas” o trasladarse a un área de jurisdicción británica, ya sea en el Reino Unido o “en otros lugares bajo soberanía británica”.
Además, el documento que reflejaba la propuesta de la central de inteligencia estadounidense -titulado “Solución a la crisis de las Islas Malvinas” – preveía el otorgamiento de un “subsidio de reubicación de 100 mil dólares por persona”.

Iniciativa.
La iniciativa, revelada por el diario británico Daily Mail en su edición de ayer, fue elaborada por el entonces titular de la CIA, Henry Rowen, y enviada al director de planificación del Departamento de Estado, Paul Wolfowitz. director de planificación del Departamento de Estado.
Según pudo constatar Télam de la lectura del texto, incluido entre los 12 millones de documentos desclasificados y publicados esta semana en el sitio web de la CIA, Rowen consideraba “probable” que, a la luz de las opciones ofrecidas, “muchos residentes” encontraran “incentivo” para trasladarse a otro lugar, “tal vez Escocia u otros donde las condiciones pueden ser similares a las Islas Malvinas”.
Además, el plan contemplaba que los kelpers que no quisieran trasladarse a otro lugar estarían “libres de permanecer y convertirse en ciudadanos argentinos” una vez cumplido el plazo de los tres años que se les fijaba para que se decidieran por una opción.

Cuatro elementos.
La propuesta de la CIA tenía cuatro “elementos esenciales”: “El cese de las hostilidades y prevención de hostilidades inminentes; una penalidad apropiada contra los argentinos por haber usado la fuerza armada para una disputa internacional; el regreso de las islas a soberanía argentina, y la adecuada protección de las preferencias culturales y políticas de los residentes británicos de las Malvinas”.
Entre los “principales elementos de la solución” puntualizados por Rowen en la comunicación oficial de la CIA, el primero era que “todas las fuerzas armadas argentinas se retirarán inmediatamente de Malvinas” y que “la flota británica deberá dar la vuelta y regresar a sus posiciones normales”.
El segundo elemento establecía que se creará “un enclave en Malvinas donde se instalará un residente argentino (no un gobernador, ni un embajador) y un equipo, que proveerá información a los residentes en Malvinas” y que “ese enclave será un área de soberanía argentina donde flameará la bandera argentina, y regirá la ley argentina”.
El tercero de los ítems marcaba que Gran Bretaña “mantendría la administración por “tres años”, a excepción del enclave argentino.
“Por un período de tres años, los habitantes de las Malvinas tendrán la chance de considerar si se quedan en las islas”, señalaba el documento en su punto número cuatro. (Télam)