Manifestación en Chubut

Efectivos policiales de distintas localidades de Chubut marcharon ayer en Rawson y reclamaron mejoras salariales frente a la Casa de Gobierno provincial, donde advirtieron que la negociación “sigue trabada”.
Cerca de 200 efectivos autoconvocados se manifestaron en la mañana de ayer y pidieron la conformación de una mesa de negociación y que se “retrotraigan” las sanciones dispuestas contra los agentes que participan de una medida de fuerza desde hace una semana.
La huelga de “brazos caídos” continuaba hoy, aunque con menor intensidad, en comisarías de la provincia.
Uno de los efectivos autoconvocados de la ciudad de Trelew, Darío Guzmán, aseguró en medio de las manifestaciones frente a la Casa de Gobierno que la negociación “sigue trabada” y acusó a la administración provincial de ser responsable del estancamiento, porque “no abre una mesa de diálogo”.
Al respecto, aclaró que los policías pretenden mantener un encuentro con Javier Touriñan, el ministro de Gobierno, a quien reconocen “como la máxima jerarquía para la fuerza”.
Pero el oficial dijo que ante la negativa del funcionario “se establece como última instancia la posibilidad de ser atendidos por el gobernador” Martín Buzzi.
Guzmán manifestó que el nuevo subsecretario de Seguridad, José Glinski, recorrió varias dependencias policiales en la provincia el fin de semana, pero no se acercó a Trelew porque “había logrado un acuerdo en varios puntos de la propuesta de gobierno”.
Esa negociación, acotó, se retrotrajo después de que el ministro Touriñan “desautorizara al subsecretario el pasado viernes”.
El vocero policial advirtió que al pedido de aumento salarial se sumó el reclamo para anular las sanciones aplicadas a los efectivos por la protesta, porque “todos están amparados en el derecho a manifestarse que tiene todo ciudadano”.
Esa situación, añadió, está en manos de los abogados de los autoconvocados. El subsecretario Glinski sostuvo que “el problema es la retención de servicio, no la protesta”.
“Hay que despejar el panorama”, dijo el funcionario, y aseguró que sólo el 10 por ciento de los empleados están plegados a la protesta. (NA)