Marcha anti G20 frente al Congreso

FUERTE OPERATIVO DE SEGURIDAD ANTE PROTESTA CONTRA LIDERES MUNDIALES

En el marco de un férreo operativo de seguridad que restringió ayer los accesos al centro de la Capital Federal, la izquierda se adueñó del papel protagónico de una marcha crítica al G-20 que si bien fue relevante, no alcanzó la magnitud de otras movilizaciones de la oposición.
Esta vez no se registraron escenas violentas con fuerzas de choque policiales dispersando a manifestantes, ni corridas o pedradas, pero la rigurosidad del operativo policial terminó con un saldo de ocho detenidos producto de incidentes menores.
Las detenciones se produjeron al comienzo de la manifestación, antes de que comenzaran a desplazarse las columnas militantes a lo largo de la Avenida 9 de Julio.
En tanto, en la esquina de Avenida de Mayo y 9 de Julio un reducido grupo de manifestantes de organizaciones sociales prendió fuego a una bandera de Estados Unidos y una caja que representaba un producto de la empresa Mc Donalds.
Al llegar a la Plaza del Congreso, las más de 70 agrupaciones que integran la multisectorial llamada “Confluencia Fuera G20-FMI” leyeron un comunicado que despotricó contra el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional.
El documento fue leído por la integrantes de Madres de Plaza de Mayo Nora Cortiñas, quien estuvo rodeada por Alejandro Bodart (MST), Ignacio Levy (La Poderosa), Claudio Lozano (Unidad Popular), Juan Marino (Partido Piquetero) y Manuela Castañeira (Nuevo Mas), entre otros dirigentes.
Los partidos enrolados en el Frente de Izquierda se corrieron de esa foto y no firmaron el documento por considerar que los cuestionamientos debían extenderse también a los gobernadores del PJ.
Durante el transcurso de la semana, referentes de la multisectorial habían mantenido reuniones con autoridades del Ministerio de Seguridad para negociar el recorrido y la modalidad de la protesta.
A cambio del permiso para poder marchar por Avenida de Mayo, el Gobierno había exigido que los manifestantes marcharon con sus rostros descubiertos para no infundir sospechas sobre eventuales desmanes.

Detenidos.
Dos dirigentes del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) fueron detenidos ayer con 25 “handies” en su poder, al tiempo que otras 15 personas, tres de ellas menores de edad, fueron apresadas por diferentes motivos durante la primera jornada del G20, aunque cuatro de ellas resultaron liberadas horas después.
Además, efectivos de Gendarmería Nacional hallaron escondidas ocho bombas molotov en el marco del operativo de seguridad.
Durante la protesta de organizaciones sociales, políticas, de derechos humanos y gremios al Congreso se registraron ocho detenidos por parte de Policía Federal en la esquina de la Avenida Belgrano y la calle San José. Allí los uniformados incautaron palos, papeles, alcohol y material inflamable.
Fuentes policiales informaron que personal de la Policía de la Ciudad detectó en la esquina de la Avenida San Juan y la calle Solís una camioneta donde se transportaban 25 radios de comunicaciones con una valija para su recarga.
Los efectivos consultaron a la Fiscalía de turno, que ordenó el secuestro del material y la detención de las dos personas que lo transportaban, quienes fueron identificados como Guillermo Ermili -uno de los apoderados del PTS- y Hernán Gabriel Barrios. Los detenidos por “averiguación de ilícito” fueron puestos a disposición del juez federal Claudio Bonadio.
En tanto, personal de Gendarmería Nacional informó que encontró escondidas ocho bombas molotov en la bajada de la autopista 9 de Julio sur. Los explosivos de fabricación casera fueron hallados durante una inspección que los uniformados hicieron en el interior de un Chevrolet Corsa incendiado que está abandonado en la calle Bernardo de Irigoyen al 1300, entre las calles Cochabamba y Juan de Garay. (NA)