Marcha por el crimen de Lucía

MILES DE MARPLATENSES RECLAMARON JUSTICIA

Decenas de personas marcharon ayer en torno a la ruta 11, en la zona de playa Serena, en Mar del Plata para reclamar justicia por el crimen de la adolescente Lucía Pérez, quien murió tras ser atacada sexualmente.
Los manifestantes enarbolaron una bandera con la leyenda “Lucía presente” y batieron algunas palmas para llamar la atención de la Justicia y las autoridades sobre el ataque ultrajante contra la menor de edad.
Lucía Pérez falleció hace una semana luego de haber sido drogada, violada y empalada por al menos dos hombres, y Matías Gabriel Farías, de 23 años, y Juan Pablo Offidani, de 41, están detenidos acusados del asesinato.
La investigación está a cargo de la fiscal María Isabel Sánchez quien ordenó el arresto de un tercer hombre por haber ayudado a “borrar los rastros del delito”.
En medio de un fuerte viento y con el día nublado, los familiares, amigos y vecinos de la adolescente se congregaron ayer en torno a la ruta 11 cerca de la entrada al barrio Playa Serena y caminaron hacia el barrio Alfar.

Amenazas.
Además, ayer Guillermo Pérez y su esposa Marta Montero, los padres de la adolescente, fueron amenazados de muerte por dos jóvenes que portaban un arma y circulaban a bordo de una moto por el frente de la casa de la familia.
“No tenemos miedo porque nosotros no le hicimos nada a nadie”, aseguró Montero ante la prensa y dijo que “contamos con el apoyo de la Justicia, de la gobernadora (María Eugenia) Vidal y del intendente (Daniel) Arroyo”.
Además, contó que “amenazaron con un arma” a su marido por lo que pidió que “se haga justicia, que me acompañen y que me respeten”.

Convocatoria.
Tras la multitudinaria convocatoria que tuvo lugar en Playa Serena y recorrió varias cuadras sobre las Ruta 11, miles de marplatenses se congregaron cerca de las 14 en la Municipalidad para acompañar a la familia de Lucía.
Las consignas fueron las mismas que en otras marchas contra la violencia de género en la ciudad costera: “Ni una menos”, “Vivas nos queremos”, “Somos el grito de las que ya no tienen voz”.
“La gente les tenía miedo porque ellos eran los capos del barrio, no se podía decir nada porque salían y te tiroteaban”, dijo la mamá de Lucía, en relación a la situación que se vive en los barrios del sur de la ciudad con la droga.
Por su parte, Matías Pérez, hermano de Lucía, señaló: “Me duele en el alma pero espero que esto sea un desencadenante para resolver más cosas. Hay gente que no está bien, necesitamos que las penas se cumplan”.
“Han destruido una familia y a muchos amigos”, reconoció el joven y aseguró que van a hacer más marchas para denunciar esta situación porque “esto no puede olvidarse en una semana”.
Por último, Matías instó a concurrir a la fiscalía a toda persona que tenga información que pueda ser útil para la causa.
“Necesitan pudrirse en la cárcel”, sentenció. Al finalizar el acto ante la multitud, la madre de la víctima sostuvo que “la lucha por mi hija me mantiene en pie; gracias a todos los que nos acompañan”, dijo entre lágrimas y mientras miles de personas sostenían un cartel con la cara de su hija. (DyN)

Compartir