Inicio El Pais Marcharon por Fuentealba

Marcharon por Fuentealba

A 12 AÑOS DEL ASESINATO DEL DOCENTE NEUQUINO

La marcha que se realizó al cumplirse 12 años del asesinato de Carlos Fuentealba, convocada por la Asociación de Trabajadores de la Educación de Neuquén (ATEN) comenzó en el monumento a San Martín, se detuvo algunos minutos en la Casa de Gobierno, y finalizó con un acto frente al Tribunal Superior de Justicia del que formaron parte referentes de sindicatos docentes de distintas provincias del país.
Ricardo Fuentealba, el hermano del docente asesinado, dijo que “son doce años de muchos recuerdos, cada año pidiendo justicia, una justicia que tarda en llegar”. “Queremos juicio y castigo para Sobisch asesino”, agregó en referencia al ex gobernador de Neuquén, quien cumplía su tercer mandato al frente de esa provincia el 4 de abril de 2007, cuando ultimaron al maestro.
Además de la multitudinaria marcha, alrededor de 500 ciclistas partieron ayer desde la ciudad de Neuquén hasta Arroyito, para llevar adelante un acto en el lugar donde el ex policía José Darío Poblete -condenado a prisión perpetua-, le disparó al maestro con una pistola lanzagases. Los participantes de la bicicleteada arribaron nuevamente a la capital provincial ayer al mediodía con el fin de sumarse a la movilización que se estaba desarrollando.
En Capital federal, militantes del partido de izquierda Nuevo Más cortaron ayer la Avenida Corriente a la altura de Callao y luego marcharon hacia la Casa de Neuquén con el objetivo de recordar al docente.

“Lesa humanidad”.
En marzo, la Corte Suprema de la Nación anuló la sentencia de la causa denominada Fuentealba II y ordenó al Tribunal Superior de Justicia de Neuquén (TSJ) dictar un nuevo fallo. En 2016, la justicia provincial había dispuesto el sobreseimiento de 15 imputados que intervinieron en el procedimiento policial que culminó con el homicidio de Carlos Fuentealba.
La viuda del maestro, Sandra Rodríguez, dijo ayer durante la movilización que “es una causa de grave violación a los derechos humanos y eso la pone en otro lugar, en la altura que tenía que tener: al nivel de las causas de lesa humanidad”. “Yo no me olvido de todos los que hicieron lo posible para interrumpir esta causa, para obstaculizarla, para dilatarla, y hoy (por ayer) escrachamos al Poder Judicial de Neuquén con el aval que nos dio la Corte Suprema de la Nación”, concluyó Rodríguez.

Represión.
El docente, que trabajaba en el Centro Provincial de Enseñanza Media (CPEM) 69 de Cuenca XV de la ciudad de Neuquén, tenía 41 años cuando participaba del corte de ruta del sindicato Asociación de Trabajadores de la Educación de Neuquén. El comisario Mario Rinzafri, máximo responsable de aquel operativo, pidió ese día a los docentes que abandonaran la ruta “por las buenas o por las malas”, tras lo cual comenzó la represión con gas lacrimógeno y balas de goma.
Cuando Fuentealba se retiraba del lugar a bordo de un Fiat 141, el cabo primero José Darío Poblete disparó a corta distancia con una pistola lanzagases: el proyectil atravesó la luneta del auto e impactó en su cabeza del docente, lesión que le provocó la muerte al día siguiente en el Hospital Castro Rendón. En julio de 2008, el uniformado fue declarado responsable del homicidio calificado, aunque el entonces gobernador, Jorge Sobisch, nunca fue imputado por el hecho. (Télam / NA)