María Julia sumó una nueva condena

La ex funcionaria menemista María Julia Alsogaray fue condenada ayer a tres años y seis meses de prisión por irregularidades en la contratación de obras de refacción de la sede de la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente Humano, durante la gestión presidencial de Carlos Menem, pero no irá presa hasta que el fallo quede firme por la Cámara Federal de Casación Penal.
El Tribunal Oral Federal 6 de la Ciudad de Buenos Aires (TOF6) dictaminó la misma pena por "administración fraudulenta en perjuicio del Estado" entre 1995 y 1998 para la entonces titular de la Secretaría de Ambiente menemista y el arquitecto Santiago Bignoli, mientras que el segundo de Alsogaray en esa dependencia, Enrique Kaplan, fue sentenciado a tres años y tres meses de prisión.
Asimismo, Alsogaray recibió la pena accesoria de inhabilitación especial para ejercer cargos públicos y además los tres condenados fueron multados con la suma de 50.000 pesos.
Los jueces José Martínez Sobrino, Julio Panelo y María del Carmen Roqueta concluyeron que los procesados cometieron el delito de "administración fraudulenta en perjuicio del Estado", según el veredicto dado a conocer esta tarde al término del juicio oral y público celebrado en los tribunales federales de Comodoro Py 2002, de la Ciudad.

"Inmediata captura".
Sin embargo, Alsogaray no irá presa en lo inmediato porque la sentencia -como ocurrió en la dictada en abril de 2014- ordenó la "inmediata captura" de la ex funcionaria del gobierno de Menem cuando el fallo quede firme.
Se estima que la "inmediata captura" no ocurrirá en los próximos días porque la lectura completa del fallo del TOF 6 fue fijada para la audiencia del 5 de marzo próximo y, aun entonces, la asistencia letrada de Alsogaray, a cargo de la defensora oficial Pamela Bisserier, puede apelar la condena.
Al respecto, la Fiscalía consideró "adecuada" la sentencia judicial ya que había pedido una pena de cuatro años y dos meses de prisión para Alsogaray, tres años y seis meses para Kaplan, y para Bignoli el castigo por el que fue condenado.

"Soy inocente".
Luego de la lectura de la sentencia, María Julia Alsogaray no quiso hacer declaraciones a la prensa, pero uno de sus abogados defensores admitió que "es un momento duro".
Horas antes de conocerse el fallo, la ex funcionaria menemista reiteró ante los jueces su declaración en indagatoria al expresar: "Soy inocente. No cometí ningún delito".
"A lo largo del debate, no he podido identificar una sola prueba", protestó Alsogaray, quien además apuntó contra los "opinólogos estrellas" y de los "peritos que no se ponían de acuerdo" que fueron citados como testigos.
Durante su último descargo realizado ayer por la mañana, la ex funcionaria aseguró que "jamás" había firmado "a ciegas ningún documento".
"Nunca tuve conocimiento de alguna irregularidad y menos de que hubiera algún delito", concluyó María Julia Alsogaray, quien cuenta con otras tres condenas por diferentes irregularidades.

Sobreprecios.
Durante el proceso judicial se evaluó si hubo pago de sobreprecios en las refacciones de la secretaria que funcionaba el edificio de San Martín 459, en el centro porteño.
En una de las 19 audiencias, Alsogaray sostuvo que ese establecimiento "era un nido de ratas" y que estaba "convencida" de la decisión tomada al encargar las reformas en vez de alquilar otras oficinas, en la causa donde llegó procesada por supuesta "defraudación a la administración pública" a raíz de sobreprecios calculados en unos dos millones de pesos.
En esa ocasión, Alsogaray describió al edificio como "inhabitable, los ascensores y los baños no funcionaban, no teníamos presupuesto y nos manejábamos con partidas precarias".

Cuatro condenas.
En los últimos 10 años, Alsogaray enfrentó cinco juicios siendo cuatro veces encontrada culpable de los delitos vinculados a la administración fraudulenta en los distintos cargos que ocupó en el Estado nacional.
La primera sentencia contra la ex funcionaria menemista fue en 2004, cuando la Justicia la condenó por enriquecimiento ilícito y por esta causa estuvo detenida 638 días y se le remató su petit hotel de Recoleta.
En tanto, en abril del 2013, fue condenada por segunda vez por actos de corrupción en contratos que firmó como titular de Recursos Naturales con la Universidad Nacional de Lomas de Zamora. Además, en el tercer juicio, también en 2013, fue absuelta por prescripción de la acción penal, ya que la acusaban por defraudación en el plan de manejo del fuego cuando fue secretaria de Medio Ambiente. (Télam)